21.7.13

Carta abierta a Víctor Hugo Morales

Víctor Hugo Morales:

Sé que a usted no le importa, pero acabo de publicar una historia de Peñarol para niños. Recién volví de tres días de trabajo en Buenos Aires, donde pasé encerrado en una biblioteca, revisando papeles viejos para otro libro (para adultos) que estoy escribiendo. (Quédese tranquilo: no tiene nada que ver con usted, ni con ningún tema que se le relacione, como el fútbol, la ópera, Roland Garros o los presidentes que agitan banderas de izquierda mientras ellos y sus amigos se hacen millonarios en el ejercicio del poder).
Le cuento esto para que entienda que usted ya es parte de mi pasado. O al menos debería serlo. Créame que así lo deseo de corazón.
Pero llego a Montevideo y tengo decenas de mensajes en las redes sociales comentando las cosas que usted dijo en una entrevista en la radio Océano, en la que se molestó cuando hablaron de Relato Oculto y se puso a darle lecciones de periodismo a Mariano López, uno de los colegas que lo estaba entrevistando. Una periodista amiga me cuenta que usted dijo que Relato Oculto vendió solo 80 ejemplares. Un amigo me dice que usted dijo que soy de derecha, y que debo responderle porque habrá gente que le creerá. Otro me dice que lo escuche, que me divertiré mucho.
Entonces -muy a mi pesar- tuve que escuchar toda esa entrevista larguísima, en la que usted habló sin parar durante horas. Mi amigo, el que dijo que me iba a divertir, se equivocó. No me divirtió nada. Tampoco me sorprendió. No me sorprendió su verborragia (la de siempre,  lo felicito). Ni que intentara descalificar al único periodista del grupo que se atrevió a interrogarlo en serio (siempre hace lo mismo). Tampoco me sorprendió que se pusiera sucesivamente en los roles de profesor (que no es), de víctima inocente (¡qué injusta que es la vida con usted!) y de inmaculado izquierdista (caviar, le faltó agregar).
Usted ya me aburrió. Cuando tenía 12 años me dormía con la radio pegada a la oreja escuchándolo en Hora 25. Hoy no podría. En aquel entonces usted blandía su espada sagrada contra los corruptos del fútbol uruguayo. Hoy blande una espadita de plástico fluo en defensa de su Sacrosanta Imagen. Me da un poco de pena y de vergüenza ajena.
El lío comenzó cuando le preguntaron por qué no vino al juicio penal que usted nos entabló a Luciano Álvarez y a mí por el contenido de Relato Oculto. (Le regalo una copia de la foto. Verá que estamos todos, menos usted. Mire a la derecha, el rostro de su abogado).

Víctor Hugo Morales, Relato Oculto
Walkover. Foto de Nicolás Garrido










Usted dijo que hubo varias razones para su ausencia en el juicio. Que sus amigos de la cadena de librerías Cúspide le aconsejaron no presentarse: "Me decían: cualquier cosa que hagas servirá para que vendan algún libro, vendieron (solo) 88 libros en tres meses en diez librerías del grupo". Agregó que "muchísimos colegas me decían: 'no hagas vos un juicio'" porque sino usted aparecería como queriendo limitar la libertad de expresión. Habló de la mala fe de sus propios abogados (si no entendí mal). Y por último agregó:
"Y además extraordinariamente me enfermé, porque yo pensaba ir, estaba en un mar de dudas toda esa semana, y decidió la salud que... quizás no hubiera ido lo mismo, porque estaba muy deseoso... muy arrepentido del paso que iba a dar".
Es muy linda esta oración, que está grabada y cualquiera puede escuchar. Porque es imposible pensar venir y al mismo tiempo estar en un mar de dudas. Y, sobre todo, es imposible estar deseoso de venir y arrepentido al mismo tiempo. De verdad, Víctor Hugo: eso no es posible, incluso para alguien tan Importante, Inmaculado, Honesto y Ético como usted. Es imposible. No se puede. Son cosas contradictorias, no pueden ocurrir al mismo tiempo, ni siquiera para Víctor Hugo Morales.
No sé si usted recuerda un sketch del Negro Olmedo en el cual hacía de un operario cordobés que acompañaba a su patrón (interpretado por Eddie Pequenino) a realizar trabajos de reparación a domicilio. Pequenino hablaba en italiano y daba unas explicaciones larguísimas e incomprensibles al dueño de casa respecto al desperfecto del aparato a arreglar. Olmedo gesticulaba y luego resumía todo en una frase de apenas tres o cuatro palabras, con acento cordobés: "Dice que estáá roooto". Usted habla tanto como Eddie Pequenino en aquel sketch y yo le voy a hacer de operario cordobés. ¿Sabe por qué no vino al juicio?
-Porque saaabía que iba a peeerder.
Por eso. Porque usted sabe que todo lo que dice el libro es cierto.
Pero déjeme decirle algo más respecto a los otros motivos que usted invoca ahora para no venir al juicio. Dice que algunos de sus amigos le aconsejaron no presentar una demanda porque quedaría como un enemigo de la libertad de expresión. Esos amigos son gente sabia. Escúchelos más a menudo. Porque, más allá de todo su palabrerío, la verdad es que usted NO les hizo caso. Usted hizo el juicio, un juicio penal, y en efecto, quedó como un enemigo de la libertad de expresión. Que no se presentara a la audiencia no borra la demanda presentada. Pregúntele a sus amigos de verdad. No a los alcahuetes que, por conveniencia política o comercial, salieron a descalificar el libro y luego confesaron no haberlo leído.
En cuanto a las ventas de Relato Oculto, sus cifras son falsas. Porque si bien el libro no ha sido, hasta ahora, un best seller, tampoco es cierto que haya vendido 88 ejemplares en toda una de las mayores cadenas de librerías de la Argentina.
El libro se publicó en agosto. Hasta diciembre se habían vendido en Argentina 1.079 libros y en Uruguay 1.731. Esas son las ventas en papel, sin contar los libros digitales. En estos días se nos pagará la liquidación de lo vendido entre enero y junio de 2013 y podré pasarle nuevas cifras.

derechos de autor
Liquidación hasta diciembre 2012 de Relato Oculto: Argentina y Uruguay















Puede preguntarme cuando quiera. Pero por favor: no lance públicamente más cifras falsas, porque eso es mentir. Aunque, claro, eso es lo que ha hecho desde que salió el libro y tampoco me sorprende. (¿Ya no dice más que Clarín  nos pagó?)
En la entrevista, usted se molestó con el periodista Mariano López porque le dijo que no había leído todo su folleto Uruleaks y, en cambio, había leído un resumen. Pero en la entrevista, sobre Relato Oculto, usted mismo dijo: "Tengo entendido, porque yo no lo leí, que todo el libro está estructurado sobre lo que yo he contado de mi vida".
¡Ah, tololo! Los demás tienen que leer todo. Pero San Víctor Hugo Morales puede juzgar, condenar y arrojar a las llamas del fuego eterno a autores de libros que destruye y abomina sin siquiera haberlos leído.
Sin dudas estamos ante un ser muy especial.
¿Y por qué no lee el libro, Víctor Hugo? ¿A qué le teme? ¿A encontrarse con un retrato de sí mismo no tan perfecto como el dios que siente haber construido?
Respecto a su relación con los militares, a las razones por las cuales fue preso, a la prohibición de relatar que impuso la AUF, no repetiré acá todos los datos, documentos y testimonios que aparecen en Relato Oculto. Los que quieran saber más leerán el libro. Me limitaré a precisar un par de cosas, para que en la próxima entrevista usted pueda responder en forma más precisa.
Por ejemplo, le dijo a los muchachos de Océano que cuando usted iba al cuartel Florida "el batallón ya estaba abierto a la gente, ya tenía una función completamente distinta, cuando ya hacía dos o tres años que nada ocurría".
Claro, como no leyó el libro no sabe. Pero entre 1975 y 1977 cuando usted iba casi todos los fines de semana a divertirse al cuartel, allí había gente presa. En el libro (eso de hablar de lo que no se lee tiene sus bemoles) lo cuentan los militares y lo cuentan también los presos. Si no quiere leer, pregúntele a la hermana de su gran amigo, el senador Rafael Michelini. Ella era una de las detenidas.
Su gran reclamo es que todos lean Uruleaks. En eso coincido con usted cien por ciento. A todas las personas que veo, a todos los que me preguntan, en cada entrevista, yo les pido a todos, y lo hago ahora también en esta carta abierta: ¡por favor todos lean el folleto Uruleaks!
Porque del prontuario que los servicios de inteligencia hicieron de usted no se desprende que usted haya sido el perseguido político que dice haber sido.
El suyo, Víctor Hugo, es un caso excepcional. Fue perseguido por una dictadura cuya plana mayor se reunió para dictar un decreto en su defensa y rehabilitarlo como relator cuando la AUF lo había prohibido. Fue un perseguido que hizo un libro (El Intruso) con frases de una alcahuetería asqueante al gobierno dictatorial. Fue un perseguido político que buscó refugio en la Argentina de Videla, a cuyo gobierno sangriento tanto había elogiado durante el Mundial '78.


¡Usted, Víctor Hugo, se sentía perseguido en el Uruguay y se refugio en la Argentina de Videla!
¡Qué grande lo suyo!
(Dicho sea de paso: ¿por qué no reimprime El Intruso? Seguro que se puede vender muy bien. Pregúntele a sus amigos de librerías Cúspide).
Sé que esta carta es larga, pero ya termino. Es curioso que diga que no leyó el libro pero tenga convicciones muy firmes respecto a su contenido. Dijo, por ejemplo: "Yo creo que el libro fue preparado desde la Argentina" y para incidir en la política argentina.
El dios Víctor Hugo, el santo, el que lo sabe todo sin investigar nada, sin leer siquiera. Se equivoca, señor relator, barrilete cómico. Lo hicimos pensando en Uruguay, descartando cualquier referencia a la política argentina, solo por honor a la verdad, para poner las cosas en su justo lugar. Por asco a la falsedad. Por eso hicimos el libro.
Al fin de toda su cháchara, usted afirma que todo este episodio le vino bien (¿y entonces por qué se enoja tanto?) y que el libro hoy es apenas una "anécdota más del periodismo enfermo, del periodismo fascista, del periodismo que es capaz de cualquier cosa con tal de destruir a una persona porque en la vieja oposición de izquierda y derecha, la derecha siempre va a tener poco para decir".
Sabe, Morales: no me va a dar lecciones de periodismo. De usted, podría recibir solo clases de relato de fútbol, nada más. No le reconozco otros méritos que el saber contar como nadie el devenir de la pelota (en eso me saco el sombrero).
Usted no sabe lo que es buen periodismo y no sabe distinguirlo del malo. Para usted lo bueno es lo que lleva agua para su molino. Así es hoy, como ha sido siempre, en 1978 y en 2013. Relato Oculto permite entender esa clave y eso es lo que lo enfurece tanto. Teme al reflejo que emana de las propias páginas que usted escribió. No sé en qué sala VIP de qué aeropuerto de Europa consiguió su patente de Periodista Inmaculado y Referente de Izquierda. Para mí, cualquiera de las dos vale menos que una moneda falsa. ¡Qué tupé el suyo, darme lecciones de periodismo y pretender definirme políticamente! Cuando usted era el periodista más influyente del Uruguay, su gran aporte a sacarnos de la dictadura en el plebiscito de 1980 fue... ¡¡¡¡pasar un jingle durante el Mundialito que decía 'Uruguay te queremos ver campeón'!!!! Lo felicito, ¡qué coraje el suyo! Yo tenía 16 años y salía con mis amigos en bicicleta a pegar carteles por el No. El verdadero fascista, Morales, es el que miente. El que aplica, como Gooebels, la máxima de miente, miente, miente, que algo va a quedar.
Haga un favor, si puede: cállese un poco y mírese en el espejo.

Saludos,
Leonardo Haberkorn



18 comentarios:

  1. ¿Dónde se puede escuchar la entrevista que supongo que le habrá hecho Segunda Pelota?

    ResponderEliminar
  2. estas re limado haberkorn, jajajaja

    ResponderEliminar
  3. http://oceanofm.com/segunda-pelota/segunda-pelota-en-argentina-victor-hugo-morales.html

    ResponderEliminar
  4. Es muy significativo que, cuando está listando todos los gestos de su "lucha" contra la dictadura, le pida al cámara que pare de pasearse porque lo desconcentra... Yo lo vi en la campaña de las internas del 82 en un spot televisivo apoyando a otro gran izquierdista, Alberto Gallinal.

    ResponderEliminar
  5. cada día me convenzo más: los seres humanos creamos personajes a los que luego defendemos a ultranza, no importa cuales sean las evidencias que tiren por tierra lo que digan. Asi pasa con V.H.Morales, y en eso es que fundamenta su *poder*. Y es evidente, trágicamente evidente, la necesidad humana que existe de tener ídolos aunque sean un fiasco....y un asco. Es la única manera de entender a estos personajes, que bien podrían decir su verdad...sin embargo en una especie de broma macabra, logran el apoyo de quienes justamente creen estar en contra de gente asi: es la peor tomada de pelo. Dicen que la justicia tarda pero llega, no? tengamos esperanza entonces. Mis saludos Leo.

    ResponderEliminar
  6. Victor Hugo, como argentino judío que reside en Israel, me causas repugnancia cada vez que bajas línea anti-israelí. Te llamaste a silencio durante el acto de AMIA. Más tiempo le dedicaste a defender al neonazi de D'Elía. Todos sabemos que pensas igual que él.

    ResponderEliminar
  7. Si hay una personalidad a que he aborrecido todo mi vida, es la que ostenta el Sr. Victor Hugo Morales. Con esto quiero diferenciar persona de personalidad. He conocido, por suerte, pocas personal con tal personalidad.
    Sin entrar en detalles que me costarán mucho definir, para ser bien explícito y no equivocar apreciaciones, paso a contar una historia verdadera desde mi experiencia como militante político de partido Nuevo Espacio en el departamento de Soriano.
    Comenzábamos la campaña pre electoral del año 1994, ya fuera del Frente Amplio, y con Rafael Michelin como primer referente del partido. Acto de proclamación del candidato a presidente, y la presencia "estelar" de V. H. Morales. Nuestro grupo representante de Soriano, prestamente, solicitamos a V.H Morales y por tratarse de un coterráneo (él nacido en Cardona), tomarnos una fotos para potenciar nuestra gestión proselitista en el departamento. No menos de 5 fotos fueron las obtenidas por un fotógrafo autorizado por el Partido (supongo). Estas fotos nunca aparecieron. Infinidad de argumentos extraños y sin sentido, fueron aducidos para justificar que no se sabe nada de ellos. Solo aparecieron públicamente unas pocas fotos de Rafael Michelini junto al famoso periodista. De aquí en más comenzamos a conocer cómo es el comportamiento de este personaje desde el punto de vista político.
    Tal vez este ejemplo no tenga mucha significación, para mí es lo suficientemente elocuente para describir una personalidad inservible, interesada, arribista, demagógica.
    Todas las apreciaciones que fueron anteriormente descriptas en esta carta abierta, son certeras y comparto plenamente el resultado de la misma.
    Miguel Lascalla - Mercedes/Uruguay

    ResponderEliminar
  8. La persona de victor hugo morales era para mi un ejemplo de persona en moral y espiritualmente lo escuchaba desde chico en los relatos del futbol como mi mejor flrelator lo vi en el programa el espejo q recorria todo el pais mostrando lo londo y lo feo de este gran pais q lo cobijo, pero ya hace no mucho tienpo desde q se dedico a lo politico sus comentarios me dan mumcha pena defiende cosas de este gobierno indefendibles aparte no solo eso es un ser muy egosentrico x antes cuando lo escuchaba salia transmitiendo nose que desde distintas partes del mundo y m parece q este pobre hombre no tiene ni coorencia ni conviccionnnnnn.

    ResponderEliminar
  9. Te felicito Leonardo, por defenderte y contestarle al hombre de las mil caras, con la dialectica que tiene sabe bien engañar a la gente, te cuento que soy hincha de boca jrs, y cuando Macri se postulaba para presidente del club , victor hugo apoyaba la campaña , cuando gano Macri y le nego un currito que queria para si, al otro dia empezo una campaña feroz encontra de boca que duro hasta el ultimo dia de Macri, menos mal que a boca le fue super bien y gano todo, te aclaro que no soy macrista

    ResponderEliminar
  10. como les duele VICTOR HUGO,como dijo el DIEGO sigan mamando.el odio q desparraman se nota mucho,llamen a SIRVEN,LANATA,MAJUL,y atodos los periodistas de CLARIN,se hacen un asadito y buscan la manera d despretigiar a VH..pero saben q, la gente no es boluda y es x eso q lo sigue tanta gente y a ustedes eso les duele mucho
    pd.tanto odio hace mal

    ResponderEliminar
  11. A Victor Hugo, le interesa UN CARAJO, lo que se diga en Uruguay. El nació en Uruguay. Pero se hizo ciudadano argentino (yo mismo lo vi besando la bandera de ese país por televisión).. Es rico, tiene un apartamento en Nueva York, que utiliza para parar allí cuando va a ver ópera u otros eventos que le interesan.
    Lo que está CLARO que no le interesa, es el Uruguay. El es argentino.
    Los uruguayos (confundidos por razones lógicas), Siguen creyendo que él es uruguayo. Error; él fue uruguayo. Desde hace mucho, es argentino. De cuando en cuando, alguien de "el paisito", lo molesta por tal o cual cosa. Se las pasa por el culo. Su alma, su periodismo, su familia, son argentinos.

    ResponderEliminar
  12. Sublime, perpicaz y justo, aunque sabemos que le va a chupar un huevo, lo suyo es valentía traficamente entendible

    ResponderEliminar

  13. Qué placer leer esta carta, qué placer literario, periodistico, ético y moral, pobrecito Victor Hugo, pobrecito, ya vas a caer, se hará justicia contigo!

    ResponderEliminar
  14. Leonardo, ¿no crees que Victor Hugo Morales te terminó llevando a su campo predilecto: el de la polarización? ¿Por qué tenés necesidad de seguirle el juego si confiás en lo que publicaste? De hecho, que no se haya presentado al juicio dice mucho más de lo que se pueda seguir escribiendo o hablando.

    Fijate que con esta carta y otros posts que he leído te posicionas en un polo y lo pones a él en el otro. VHM sabe que su panorama profesional y te diría personal no cambiará por el libro, por más sustento que estoy seguro que tiene. Su cotidiano se basa en construir polaridad, al igual que el gobierno que él apoya. Está acostumbrado y te diría que lo disfruta. ¿Qué ganás con darle ese gusto? Si lo que querían era dejar expuesto un doble discurso, creo que ya lo hicieron. ¿Por qué seguír? El juego se puede tornar largo y seguramente se irá enchastrando cada vez más.

    ResponderEliminar
  15. Excelene la carta!más allá de que sea justamente lo que busque VH, a los lectores nos abre un poco mas los ojos y ayuda a que se ropma el pedastal que algunos le han creado a su imagen..
    Noelia.

    ResponderEliminar
  16. Espléndida tu carta. Ojalá ese compadrito enmascarado la llegue a leer, al menos para que se le arrugue un poquito el alma; si es que la tiene.

    ResponderEliminar
  17. Falto agregar q además no pago los honorarios de los profesionales q había contratado para el juicio...una porquería de persona en el más amplio sentido de la palabra!!





    ResponderEliminar

Últimos comentarios

Páginas vistas

Etiquetas

accidentes de tránsito Alejandro Atchugarry Alimentación Álvaro Moré Amodio Pérez Ancap Argentina aviación Bolivia Brasil Carlos Koncke; Alejandro Vegh Villegas Carlos Liscano Cesáreo Berisso charrúas Che Guevara. Checoslovaquia Ciudad de la Costa Comunidad Jerusalén Creative Commons Crónicas de sangre sudor y lágrimas Crónicas y reportajes Cuba Cultura Daniel Vidart delincuencia Democracia Derechos humanos diarios dictadura dictadura. Doble discurso europeo Eduardo Galeano Eduardo Pérez Silveira. Libros educación empleados públicos Engler entrevistas Evo Morales Fernández Huidobro financiamiento de los partidos políticos Fútbol Gabriel Ohanian Gabriel Pereyra Gavazzo Gente que no sabe leer y tergiversa lo que uno escribe Grasas trans (transexuales) guaraníes Gustavo Zerbino Historia historia reciente Historias tupamaras Historias uruguayas. Hugo Batalla Intendencia de Canelones internet Israel Italia Jaime Roos Jorge Batlle Jorge Zabalza Jose Mujica Juan Salgado La República Leonardo Sbaraglia Liberaij Libros Libros. Liber Luis Almagro Luis Lacalle Maltrato animal Maracaná Marcelo Estefanell Medio ambiente Milicos y tupas MLN-T Montevideo Música Neber Araújo nombres raros Oscar Tabárez Palestina Paraguay Partido Colorado Partido Comunista Paz Peñarol periodismo periodismo cloacal Perú Plagios y otras situaciones dudosas Pluna Política uruguaya Pollo homosexualizante Primavera de Praga publicidad Raúl Sendic redes sociales Relato Oculto Renzo Pi Hugarte sabihondos Salud Sin comentarios sindicatos Sirios en Uruguay Sobre lo políticamente correcto Sonia Breccia Televisión terrorismo tortura trabajo Uruguay Venezuela Víctor Hugo Morales. Violencia doméstica Visto y/o oído zoológico

Atención

Los derechos de los textos
publicados en El Informante
pertenecen a Leonardo Haberkorn.
No se permite la reproducción
sin autorización del autor.