5.9.10

Aumento salarial para algunos ministros

Al mismo tiempo en que se conoció la intención del gobierno de crear 18 nuevos cargos de confianza política para que el presidente Mujica pueda tener un delegado en cada departamento del interior del país (y otros 40 puestos políticos más), se concedió un aumento de sueldos del 31% para los ministros del gobierno. Ahora ganarán unos 120.000 pesos nominales.
La noticia fue bien recibida por muchos. Un periodista radial, un buen y respetable profesional, puso en su Twitter: “Subirían sueldos al Consejo de Ministros. En buena hora. Jerarcas deben ganar acorde a su responsabilidad”.
También en Twitter otro profesional de la comunicación comentó: “Está muy bien que los Ministros ganen 5 lucas x mes. En cualquier caso, se lo merecen. El compromiso vale”.
Es cierto lo que dicen los colegas: los funcionarios de gobierno deben tener buenos sueldos y ganar de acorde a su responsabilidad, deben percibir ingresos que los alejen de las malas tentaciones, un dinero que les permita trabajar con calma y sin apremios, estudiar los problemas, tomar las mejores decisiones.
Pero los colegas han sido engañados en parte. ¿Por qué? Porque los más importantes sectores del Frente Amplio (a los que pertenecen cinco ministros) tienen topeados los ingresos de sus cuadros políticos. O sea: los salarios de sus ministros pueden subir a 100.000, 200.000 o 300.000 pesos, pero el ministro Bonomi, por ejemplo, solo podrá quedarse con unos 37.000 y el resto se lo deberá entregar al Frente y, la tajada más gruesa, al MPP.
El tope fue fijado por la Dirección Nacional del MPP el 7 de febrero. Puede verse la información en Últimas Noticias del día siguiente. La resolución dice que los 37.000 serían ajustados por el IPC, así que posiblemente hoy esa cifra sea un poquito más alta, lo que no altera las cosas.
El Partido Comunista fijó en esos días un tope aún más severo: 16.500 pesos, exceptuando a algunos dirigentes que renunciaban a un trabajo en el sector privado.
Financiar a los partidos políticos con el dinero que la sociedad destina a pagar el sueldo de sus funcionarios con la esperanza de que se desempeñen de la mejor manera es un engaño a la ciudadanía y también un manejo discrecional de los fondos públicos. Todos los partidos históricamente le han pedido una contribución a sus cuadros, pero el MPP y el PCU han llevado el sistema a un extremo perverso. Se están apropiando de los recursos que el Estado destina a mejorar su gobierno. Y, al mismo tiempo, alientan la suspicacia: ¿los aumentos salariales se deciden pensando en el Estado o en las arcas partidarias? ¿Se eligen a los mejores para cada cargo, o se prefiere a un compañero de sector cuyo sueldo topeado hará crecer el tesoro?
De hecho, gran parte del anunciado aumento salarial para los ministros será más bien un traspaso directo de dinero del Estado a las cajas fuertes del MPP y, en menor medida, al Partido Comunista. Hay cuatro ministros del MPP y uno del PCU. Lo mismo ocurre con cientos de funcionarios, incluidos los nuevos alcaldes y lo mismos ocurrirá con los famosos 18 delegados del presidente.
La noticia no debió ser “aumento salarial para los ministros”, sino: “aumento salarial para algunos ministros. Otros ganarán lo mismo, pero el MPP y el Partido Comunista embolsarán más dinero del Estado”.
El presidente José Mujica defendió la suba en las retribuciones del gabinete en su audición radial. Según El País, Mujica dijo que “si los ministros tienen 100 veces más responsabilidad, no pueden ganar cuatro veces menos (…) No se le puede pedir a la gente tanta poesía”.
¿Pero en qué quedamos? ¿Acaso quien decidió que los ministros y otros importantes funcionarios ganen solo hasta 37.000 pesos no fue el propio MPP?
Habría que crear un impuesto al doble discurso y todos saldríamos ganando.
El MPP, el presidente debe recordarlo, ha hecho alarde de sus topes salariales. Lo ha usado como argumento en la campaña electoral para pedir el voto de los ciudadanos. El actual ministro Bonomi escribió en la página Pepe tal cual es, el sitio oficial de la candidatura presidencial de Mujica, el 20 de mayo de 2009: “El MPP, apelando a una profunda convicción ética, fijó una política salarial para los compañeros que ejercen cargos políticos (…) Para que la burocracia no mate los cambios, los compañeros que ejercen cargos políticos tienen un tope, que les permita vivir tranquilamente, y que, sobre todo, no transforme la política en una carrera más”.
Lo que nunca le dicen a la gente es que el dinero que ellos no toman no lo devuelven al Estado, ni lo donan a las escuelas, los bomberos o los niños pobres. Toda esa enorme masa de dinero del Estado es volcada mes a mes al tesoro de partido.
Es la pasta base de la política. Siempre se necesita más.
A pesar de que Mujica prometió austeridad por sobre todas las cosas, los cargos de confianza se siguen multiplicando y sus salarios aumentan, mientras los topes siguen vigentes. Es un sistema encubierto y perverso, que debería ser ilegal.
Lo que son las cosas.
Un país pobre con un MPP rico.

Sobre este tema, leer también La pasta base de la política: http://leonardohaberkorn.blogspot.com/2010/09/la-pasta-base-de-la-politica.html

Artículo de Leonardo Haberkorn
Prohibida su reproducción por cualquier medio, digital o tradicional, sin la autorización del autor.
Derechos exclusivos blog El Informante
el.informante.blog@gmail.com

Últimos comentarios

Páginas vistas

Etiquetas

accidentes de tránsito Alejandro Atchugarry Alimentación Álvaro Moré Amodio Pérez Ancap Argentina aviación Bolivia Brasil Carlos Koncke; Alejandro Vegh Villegas Carlos Liscano Cesáreo Berisso charrúas Che Guevara. Checoslovaquia Ciudad de la Costa Comunidad Jerusalén Creative Commons Crónicas de sangre sudor y lágrimas Crónicas y reportajes Cuba Cultura Daniel Vidart delincuencia Democracia Derechos humanos diarios dictadura dictadura. Doble discurso europeo Eduardo Galeano Eduardo Pérez Silveira. Libros educación empleados públicos Engler entrevistas Evo Morales Fernández Huidobro financiamiento de los partidos políticos Fútbol Gabriel Ohanian Gabriel Pereyra Gavazzo Gente que no sabe leer y tergiversa lo que uno escribe Grasas trans (transexuales) guaraníes Gustavo Zerbino Historia historia reciente Historias tupamaras Historias uruguayas. Hugo Batalla Intendencia de Canelones internet Israel Italia Jaime Roos Jorge Batlle Jorge Zabalza Jose Mujica Juan Salgado La República Leonardo Sbaraglia Liberaij Libros Libros. Liber Luis Almagro Luis Lacalle Maltrato animal Maracaná Marcelo Estefanell Medio ambiente Milicos y tupas MLN-T Montevideo Música Neber Araújo nombres raros Oscar Tabárez Palestina Paraguay Partido Colorado Partido Comunista Paz Peñarol periodismo periodismo cloacal Perú Plagios y otras situaciones dudosas Pluna Política uruguaya Pollo homosexualizante Primavera de Praga publicidad Raúl Sendic redes sociales Relato Oculto Renzo Pi Hugarte sabihondos Salud Sin comentarios sindicatos Sirios en Uruguay Sobre lo políticamente correcto Sonia Breccia Televisión terrorismo tortura trabajo Uruguay Venezuela Víctor Hugo Morales. Violencia doméstica Visto y/o oído zoológico

Atención

Los derechos de los textos
publicados en El Informante
pertenecen a Leonardo Haberkorn.
No se permite la reproducción
sin autorización del autor.