Nuevo

Nuevo

2.9.10

La pasta base de la política

Quienes nos gobiernan deben creer que somos imbéciles. Nos hablan de Uruguay como si fuera Rusia, un país gigante, inabarcable, que se extiende por dos continentes, poblado por etnias diversas, con distancias enormes y gigantescos desiertos helados que dificultan las comunicaciones y la coordinación de las cosas. Es tan inmenso el Uruguay, son tan gélidas nuestras tundras, tan tupidas nuestras selvas, tan terribles las dificultades para saber qué cosas ocurren país adentro, que nuestro gobierno se apresta a designar 18 (dieciocho) representantes que coordinen y reporten lo que ocurre en las lejanas comarcas de la patria.
El gobierno tendrá ahora un señor con un sueldo muy alto que coordinará lo que ocurre en Pando, a 20 kilómetros de la capital, y en Canelones, a 46. Otro señor, algún candidato que no llegó a intendente o a diputado, reportará desde los recónditos pagos de San José, a 93 kilómetros, o de la lejanísima Florida, a 98. Otro, algún esforzado militante, informará desde la inaccesible Minas, a 122 kilómetros. Otros coordinarán desde remotos rincones como Durazno, Maldonado y Trinidad, todos a un par de horas de viaje en auto.
De acuerdo a los argumentos que expone el gobierno, el plan es tan groseramente ridículo que indigna. ¿Qué necesita saber o coordinar el presidente que no pueda hacer con una llamada de teléfono?
El presidente ha dicho que estos cargos se crean para ayudar a combatir la burocracia, algo así como tratar de sacar una muela cariada de un balazo. Uno no sabe si reír o llorar. Recuerda a George W. Bush, que hizo la guerra en Irak para traer la paz.
La gente votó a Mujica pensando que antes de derrochar un peso del Estado, el Pepe sería capaz de subirse a su moto y llegar a donde fuera necesario para solucionar cualquier problema. Pero la moto, evidentemente, es historia vieja.
Cada uno de estos nuevos delegados presidenciales tendrá, con toda probabilidad, su oficina, su auto, su teléfono, su celular, su séquito de secretarios, prosecretarios y cargos de confianza. También sus viáticos, gastos de representación y beneficios varios. Al mismo tiempo, se planea que el Ministerio de Transporte tenga OTROS 18 (dieciocho) representantes en nuestras lejanas comarcas. El presupuesto crea más de 60 (sesenta) nuevos cargos políticos de confianza. ¿Esa es la austeridad que Mujica agitó como principalísima bandera en la campaña electoral?
Imagínense lo que será en cada pueblo un burócrata investido con la etiqueta de Representante del Presidente de la República. Qué cosa no le pedirán y qué generoso será. Cada nuevo cargo político creado es otra boca de reparto de dádivas y favores. La vieja historia del clientelismo.
Si hay algo de los que los uruguayos estamos cansados es de esto. Si hay algo en lo que todos estamos de acuerdo, es que tenemos una burocracia excesiva. Es curioso que Mujica, que se pasa hablando de la necesidad de que los uruguayos nos reunamos en nuestras coincidencias, violente de un modo tan flagrante uno de los pocos puntos en los que tal convergencia existe.
Esto no es nuevo, ni es casualidad. Hace unos meses asistimos a la creación de ocho alcaldías dentro de la modesta ciudad de Montevideo. Más del 60% de los montevideanos nos manifestamos en contra y votamos anulado o en blanco. ¿Qué pasó? Nada, el plan siguió adelante. Por aún: en un verdadero gesto de autismo político, los alcaldes fueron agraciados con un monumental sueldo de 80.000 pesos. Uno de ellos, que es edil, tuvo el rostro de votarse su propio suculento salario. Nadie dijo nada.
La mayor parte de los 80.000 pesos que cada mes cobran los alcaldes derrotados por el voto en blanco, no va para ellos sino para su sector político. El MPP, por ejemplo, permite que sus cargos políticos se queden con un máximo de 37.000 pesos de sueldo. El resto del dinero se lo embolsa el partido.
Con los delegados del presidente pasará lo mismo. La proliferación de puestos de confianza, además de su efecto clientelístico tradicional, es la máquina que cada mes lubrica con dinero contante y sonante el aparataje partidario, la pasta base de la política. Supongamos que el MPP “obtiene” doce de estos “coordinadores” y que cada uno le pasa al partido algo más de 40.000 pesos mensuales, unos 2.000 dólares para redondear. Estamos hablando de 24.000 dólares por mes que ingresan al partido, o sea 288.000 dólares por año, casi un millón y medio de dólares en todo el período de gobierno. Linda cifra para tener de reserva cuando llegue la próxima campaña electoral.
Lo que hizo que el pueblo le diera la espalda a los partidos tradicionales y en especial al Partido Colorado no fue tanto el resultado de sus gobiernos, sino el hastío con el clientelismo y el uso discrecional del dinero público, la repartija de cargos a sobrinos, esposas y ahijados, el tapar y justificar las chanchadas de los correligionarios, el llenar el estado de amigos inútiles.
¿Qué nos ofrece hoy el Frente Amplio?

Artículo de Leonardo Haberkorn
Prohibida su reproducción por cualquier medio sin autorización del autor
Derechos exclusivos blog El Informante
el.informante.blog@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Últimos comentarios

Páginas vistas

Etiquetas

accidentes de tránsito Alejandro Atchugarry Alimentación Álvaro Moré Amodio Pérez Argentina aviación Bolivia Brasil Carlos Koncke; Alejandro Vegh Villegas Carlos Liscano Cesáreo Berisso charrúas Che Guevara. Checoslovaquia Ciudad de la Costa Comunidad Jerusalén Creative Commons Crónicas de sangre sudor y lágrimas Crónicas y reportajes Cuba Cultura Daniel Vidart delincuencia Democracia Derechos humanos diarios dictadura dictadura. Doble discurso europeo Eduardo Galeano educación empleados públicos Engler entrevistas Evo Morales Fernández Huidobro financiamiento de los partidos políticos Fútbol Gabriel Ohanian Gabriel Pereyra Gavazzo Gente que no sabe leer y tergiversa lo que uno escribe Grasas trans (transexuales) guaraníes Gustavo Zerbino Historia historia reciente Historias tupamaras Historias uruguayas. Hugo Batalla Intendencia de Canelones internet Israel Italia Jaime Roos Jorge Batlle Jorge Zabalza Jose Mujica Juan Salgado La República Leonardo Sbaraglia Liberaij Libros Libros. Liber Luis Almagro Luis Lacalle Maltrato animal Maracaná Marcelo Estefanell Medio ambiente Milicos y tupas MLN-T Montevideo Música Neber Araújo nombres raros Palestina Paraguay Partido Colorado Partido Comunista Paz Peñarol periodismo periodismo cloacal Perú Plagios y otras situaciones dudosas Política uruguaya Pollo homosexualizante Primavera de Praga publicidad redes sociales Relato Oculto Renzo Pi Hugarte sabihondos Salud Sin comentarios sindicatos Sirios en Uruguay Sobre lo políticamente correcto Sonia Breccia Televisión terrorismo tortura trabajo Uruguay Venezuela Víctor Hugo Morales. Violencia doméstica Visto y/o oído zoológico

Atención

Los derechos de los textos
publicados en El Informante
pertenecen a Leonardo Haberkorn.
No se permite la reproducción
sin autorización del autor.