Nuevo

Nuevo

23.8.12

La noche que el Centenario silbó a Víctor Hugo Morales

Yo estuve allí esa noche. Era 1985 y recién habíamos recuperado la democracia. Por primera vez desde el golpe de Estado de 1973, Mercedes Sosa volvía a cantar en Uruguay y el estadio Centenario estaba repleto. Yo no era un fanático de la Negra. Lo mío era el rock, no me perdía un recital de Los Estómagos. Pero aquella era una fiesta de la democracia recuperada, otra más, y no se podía faltar. Se llevaban las banderas y los pins que todavía decían "Se va a acabar".
El estadio estaba lleno, gente de todas las edades, amantes de la música y fanáticos del canto popular, estudiantes, militantes, mucha gente del Frente Amplio y también de los partidos tradicionales. Hoy a los jóvenes les cuesta imaginarlo, pero en aquellos años blancos y colorados tenían cada uno su ala de izquierda y una militancia fuerte.
Víctor Hugo Morales, que había organizado el espectáculo, subió al escenario para presentar a Mercedes Sosa. No recuerdo qué dijo o qué quiso decir. Lo que no puedo olvidar fue la prolongada y ruidosa rechifla que recibió de parte de aquel público militante. No fue un abucheo común y corriente. Fue una silbatina unánime y rotunda que bajó desde todas las tribunas al mismo tiempo. Había 50.000 personas esa noche en el Centenario.
En El Intruso Víctor Hugo elogia a la dictadura¿Por qué aquel público rabiosamente democrático, con un alto porcentaje de gente de izquierda, silbó de ese modo al relator que ya entonces había empezado a proclamarse izquierdista?
La respuesta exacta hoy es imposible de dar. Pero lo que es seguro es que todos quienes estaban en el Centenario aquella noche de 1985 recordaban bien la carrera uruguaya de Víctor Hugo, su historia reciente antes de emigrar a Argentina, su modo ejercer el periodismo, su cobertura de Argentina 78, sus dichos en El Intruso, los favores que había recibido de parte de la dictadura militar y la alcahuetería con la que los había agradecido. Los que leyeron Relato Oculto saben con lujo de detalles a qué me refiero.
Hace unos días, una fuente le alcanzó a Luciano Álvarez, coautor del libro, la fotocopia de una entrevista que le realizó a Víctor Hugo Morales en 1987 el semanario uruguayo La Razón, una desaparecida publicación del Movimiento Nacional de Rocha. En ella el periodista Danilo Iglesias le pregunta al relator por las razones de aquella silbatina.
Las respuestas de Morales desnudan al mismo personaje de siempre, el retrato nunca deja de coincidir.
El estadio entero lo abuchea. ¿Habrá hecho algo malo? No, jamás. Víctor Hugo Morales nunca tiene nada que reprocharse a sí mismo. Es el público uruguayo el equivocado, responde. Pero, ¿por qué lo silban de ese modo? Arriesga dos respuestas. Porque lo asocian con Argentina, dice. Pero, cómo, ¿acaso esa multitud no está allí reunida para vivar y celebrar a un símbolo inmenso de la Argentina? Víctor Hugo no se lo pregunta. El relator arriesga también otra explicación. Lo silban por envidia, por culpa de su éxito. ¿Y por qué el éxito de la Negra solo genera admiración? Tampoco se lo pregunta.
¿No lo estarán asociando a la dictadura? -lo interroga el periodista.
Víctor Hugo monta en cólera y arremete con furia ciega, como siempre cuando detecta algo o alguien que osa mancillar su propio inmaculado relato vital. Su respuesta no tiene desperdicio. Él, que como descubre Relato Oculto iba a divertirse a lo grande a un cuartel donde había gente presa, él acusa a toda esa gente que llena el Centenario de haber sido cómplice de la dictadura, de ser "culpable" de su ominosa duración. Hay que leerlo para creerlo.
Vale la pena repasar aquella entrevista publicada el 15 de mayo de 1987:

-¿Como le fue?
-Me fue muy bien, gané mucho dinero. Además creo que hicimos una buena cosa. […] Yo lo hice como una ilusión, pensé: ¿Qué puedo llevar al Uruguay, que cosa grandiosa? Como una forma de decir: les traigo esto como una especie de regalo. Inclusive las entradas fueron muy baratas, mi propósito era que sucediera lo que sucedió: que fueran 50.000 personas. […]
-Contrariamente a tus buenas intenciones, el público uruguayo tuvo un mal recibimiento hacia vos. ¿Qué sentiste?
-Un gran dolor y una gran incertidumbre acerca del porque de ese trato. Confusiones políticas sobre mi persona no las ha habido.
La explicación que me doy es que he sido muy argentinista en mis apreciaciones, muy porteñista, Y sé que en Uruguay cuesta mucho asimilar –por una cuestión de complejo casi provinciano—al vecino grande.
No sé si fue por eso que me recibieron mal. Otra posibilidad es porque me va bien, por un resentimiento raro o porque no les gustan ciertas actitudes mías. Creo que públicamente me muestro todavía más cauteloso de lo que soy, no me llevo el mundo por delante.
Es muy doloroso y es una cosa que me provocó un grave divorcio con el Uruguay. Desde entonces he ido una tarde para visitar a mi abuela, lo más que me he quedado es una noche. No tengo interés porque me miro con la gente y la sensación es de que, vaya a saber si este que está ahí es uno de los que estaba ese día en el estadio, silbándome sin que yo supiera por qué.
Era una manera extraña de volver; parándome en medio del estadio Centenario y presentando a Mercedes Sosa como final de todo el oprobio de la dictadura… No sé me parecía un festejo muy lindo para mí y me lo hicieron mierda.
-¿Te parece que puede tener alguna connotación política esa actitud del público? Tal vez se piense que como vos relataste el Mundialito en el 80, que fue visto como una treta de la dictadura para dfistraer a la población…
-Mirá, un pueblo absolutamente pancista como el uruguayo, un pueblo que sólo peleó contra la dictadura cuando le faltó seriamente el alimento, un pueblo que se permitió vivir todas las humillaciones y que ahora en general permite que tengamos una salida tan poco digna, en ningún momento, ninguno de esos que estaba sentado ahí me puede juzgar.
Yo estuve en lo más alto de la consideración pública en cuanto a notoriedad y trayectoria en el Uruguay, dentro de lo que hacía y jamás en mi programa habló un militar, jamás se me escuchó decir algo que sugiriese complicidad con los militares. Yo no relaté la ceremonia previa al Mundialito porque era una ceremonia hecha por los militares.
Que vos seas un relator fervoroso, que veas ganar a Uruguay y que veas un estadio feliz te contagia y digas que es un triunfo estupendo como lo fue, no creo que dé lugar a acusarme de promilitarista.
El uruguayo ha sido un pueblo pancista, culpable sin ningún tipo de dudas de la permanencia y de la continuidad de los militares en el gobierno. Por supuesto, estoy hablando en general, hay gente que individualmente tiene su dignidad, pero ¿cómo pueblo? Dignidad pueden esgrimir los chilenos que se hacen matar todos los días en la calle, pero no el Uruguay.
Todo lo que hicieron fue golpear cacerolas cuando el régimen se venía abajo. Los militares se llenaron de deudas y dijeron: “Ahora no queremos más el gobierno, vengan ustedes y ocúpenlo por diez o quince años, que cuando arreglen un poco la economía de este desastre ya encontraremos el pretexto para acogotarlos de nuevo y volver”.

El cinismo de Víctor Hugo sigue asombrando. Si los uruguayos fueron "pancistas", según su criterio, ¿qué podemos decir de él? ¿Qué podemos decir de quién aduló por escrito a Aparicio Méndez, de quien buscó el brazo protector de la dictadura en su pelea contra la AUF, de quién iba a divertirse a los cuarteles mientras había gente presa?
La pregunta sigue en pie: ¿por qué aquellas 50.000 personas lo silbaron en aquella fiesta del retorno a la democracia?
Relato Oculto aporta los datos para encontrar la respuesta.

13 comentarios:

  1. Impresionante la nota del Movimiento Nacional de Rocha.
    Estas palabras de VHM me hacen acordar de cierta coalición política que busca excusas y pretextos externas a ella para justificar actos injustos, la culpa siempre la tiene el otro, total falta de autocrítica y un cinismo brutal para quien pretende hacerse querer en la Argentina.
    Criticando al pueblo uruguayo, después anda declarando que le duele no estar en el país, porque en Argentina le fue mejor. Ojalá que no, pero si se viviera algo similar a aquellas épocas, lo tendríamos a Victor hugo de nuevo, patético.
    muy buena nota Leonardo, saludos de un "cólega" (por lo de los blogs) y correligionario manya!

    ResponderEliminar
  2. Que ser despreciable VHM.

    ResponderEliminar
  3. Rata... Es una rata gigante

    ResponderEliminar
  4. Tipo detestable si los hay

    ResponderEliminar
  5. yo estuve y la silbatina era para que dejara de hablar y escuchar a la Negra Sosa que era a quien habíamos ido a escuchar, nada mas que eso. No le inventen otra intención porque no la habia.

    ResponderEliminar
  6. che Leonardo, dame un poco de crédito que si no me equivoco fui el primero en contar esta historia acá.
    http://leonardohaberkorn.blogspot.com/2012/08/mini-respuesta-jaime-roos.html?showComment=1345463973185#c1734220313357827916

    saludos Juan Garneche

    ResponderEliminar
  7. insisto además que en Guambia hay otra entrevista en la que VHM destila veneno por esa rechifla, con los mismos argumentos de la envidia (se quejaba de haber ido a renovar la libreta de conducir y como se había olvidado de su cédula le trancaron el trámite, y decía que era la revancha del funcionario contra su fama porque era evidente que él era él). Me extraña que el primer comentario anónimo lo recuerde como lo recuerda, porque VHM no se mandó un discurso como la vice del Correo, sino que fue aparecer y la gente lo empezó a silbar. Saludos Juan Garneche

    ResponderEliminar
  8. V.H.MORALES,FUE UN NIÑO POBRE ,O UN POBRE NIÑO,QUE SUBÍA A LOS ÓMNIBUS DE "ONDA" Y OTRA EMPRESA INTERDEPARTAMENTAL A VENDER DIARIOS,REVISTAS O GOLOSINAS,EN SU PUEBLO NATAL
    CUANDO "SALTÓ "A LA FAMA ,SE AGARRÓ CON UÑAS Y DIENTES,PERO NO SE QUEDÓ EN URUGUAY,SE FUE AL "HERMANO MAYOR"
    CREO QUE NUNCA PENSÓ QUE ALGUIEN TAN BUEN HISTORIADOR COMO LEONARDO,IBA A DEJARLO TAN MAL PARADO
    SOY UNA PERSONA MAYOR ,SE LA HISTORIA VERDADERA DEL URUGUAY,NO LA QUE ENSEÑAN AHORA,Y NO ESTOY DE ACUERDO CON EL GOBIERNO,ASÍ QUE VAYAN PONIENDO "lAS BARBAS EN REMOJO"PORQUE LEONARDO,VA A TENER MATERIAL PARA UNOS CUANTOS LIBROS MÁS
    FELICITACIONES,SON UNOS SUPER ESCRITORES,SOLO DICEN VERDADES

    ResponderEliminar
  9. Yo estuve en el recital y participe de la silbatina a un ser tan despreciable y lambeta de la dictadura, como tambien estuve en la silbatina a Cristina Moran en el obelisco de 1983 donde hablo Alberto Cando, una institucion uruguaya. Que desprecio que siente aun al pueblo oriental. No lo queremos aqui, que se quede del otro lado. Quizas tambien estuvo envuelto con la dictadura feroz que azoto a nuestros hermanos argentinos. Un ser como este no merecia presentar a Mercedes, quizas la mas grande de estas tierras

    ResponderEliminar
  10. mi nombre el Pablo López, y yo estaba en aquel partido de basquetbol y muy cerca del pibe que lo provocó y ocasionó el posterior (injusto) procesamiento de Morales. Lo que me gustaria decir es que en Uruguay nosotros sentimos que es un chupaxxxx, por lo de antes y por lo de ahora... igual yo lo entiendo bastante,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como se cuenta bien en el libro, fue un partido de fútbol, no de básquetbol.

      Eliminar
  11. El tema es VHM y en lo que a él se refiere, no tengo nada que agregar. Pero me llamó la atención un mensaje subliminal que hay en el texto: "Hoy a los jóvenes les cuesta imaginarlo, pero en aquellos años blancos y colorados tenían cada uno su ala de izquierda y una militancia fuerte."
    Toda la vida fui blanco y soy blanco hoy, en 2015, y como muchos otros blancos (diría que la inmensa mayoría), no me considero ni de derecha ni de izquierda. Simplemente me considero blanco. Que esté a años luz de la izquierda, es otro tema. Pero puedo estar por encima o por debajo, no necesariamente a la derecha. En lo personal, tengo una visión tridimensional de la vida, y no me agradan las visiones planas para las cuales lo que no es de izquierda, necesariament debe ser de derecha. Es por tanto injusto -y suena a propaganda subliminal, repito- decir que "en aquellos tiempos blancos y colorados tenían un ala de izquierda", como si hoy fueran solo una gran derecha. Los colorados que se defiendan solos. Si sólo tienen un ala es porque no les da el tamaño para tener dos, después de haber sido los precursores del Frente Amplio del Pepe Batlle en adelante. Pero es inadmisible para un blanco de ley que se le señale como un individuo "de derecha".

    ResponderEliminar
  12. Acabo de leer el libro. Contundente es la palabra adecuada.
    En un comentario anterior se menciona una entrevista en la revista Guambia. ES en el nº 40 de Enero del 86, bien enseguida del polémico recital.
    La silbatina siempre entendí que no tuvo mayores motivos que la ansiedad por escuchar a Mercedes Sosa. Y otra cosa más no menor: el recital fue auspiciado por Coronado (qué tiempos aquéllos!) y el público cantopopu se sintió ofendido por ese aspecto "comercial"... hay que recordar los que eran los recitales en esa época, un canto a la austeridad y la pobreza mal entendida.

    Me llama la atención que esa entrevista no esté consignada en el libro... o capaz que sí, y fue desechado ese testimonio, no lo sé.
    Pero es absolutamente revelador y en caliente de la relación que tenía este "triunfador" con este país y su sociedad.

    ResponderEliminar

Últimos comentarios

Páginas vistas

Etiquetas

accidentes de tránsito Alejandro Atchugarry Alimentación Álvaro Moré Amodio Pérez Argentina aviación Bolivia Brasil Carlos Koncke; Alejandro Vegh Villegas Carlos Liscano Cesáreo Berisso charrúas Che Guevara. Checoslovaquia Ciudad de la Costa Comunidad Jerusalén Creative Commons Crónicas de sangre sudor y lágrimas Crónicas y reportajes Cuba Cultura Daniel Vidart delincuencia Democracia Derechos humanos diarios dictadura dictadura. Doble discurso europeo Eduardo Galeano educación empleados públicos Engler entrevistas Evo Morales Fernández Huidobro financiamiento de los partidos políticos Fútbol Gabriel Ohanian Gabriel Pereyra Gavazzo Gente que no sabe leer y tergiversa lo que uno escribe Grasas trans (transexuales) guaraníes Gustavo Zerbino Historia historia reciente Historias tupamaras Historias uruguayas. Hugo Batalla Intendencia de Canelones internet Israel Italia Jaime Roos Jorge Batlle Jorge Zabalza Jose Mujica Juan Salgado La República Leonardo Sbaraglia Liberaij Libros Libros. Liber Luis Almagro Luis Lacalle Maltrato animal Maracaná Marcelo Estefanell Medio ambiente Milicos y tupas MLN-T Montevideo Música Neber Araújo nombres raros Palestina Paraguay Partido Colorado Partido Comunista Paz Peñarol periodismo periodismo cloacal Perú Plagios y otras situaciones dudosas Política uruguaya Pollo homosexualizante Primavera de Praga publicidad redes sociales Relato Oculto Renzo Pi Hugarte sabihondos Salud Sin comentarios sindicatos Sirios en Uruguay Sobre lo políticamente correcto Sonia Breccia Televisión terrorismo tortura trabajo Uruguay Venezuela Víctor Hugo Morales. Violencia doméstica Visto y/o oído zoológico

Atención

Los derechos de los textos
publicados en El Informante
pertenecen a Leonardo Haberkorn.
No se permite la reproducción
sin autorización del autor.