Nuevo

Nuevo

28.7.12

Lanata escribe sobre Relato Oculto

Conocí a Jorge Lanata cuando Canal 12 suspendió el programa que había venido a hacer a Uruguay. Luego de que le levantaran el ciclo, le hice una entrevista. Meses después lo invité a dar una conferencia en la Universidad ORT: fue una charla brillante de la cual solo trascendió en la prensa que Lanata había fumado en un lugar cerrado violando las leyes vigentes. Luego realicé desde Montevideo algunos reportajes y crónicas para C, la revista dominical del diario Crítica que Lanata dirigía. No se pude decir que seamos amigos, pero una cosa y la otra fueron tejiendo cierta relación. Aprovechándome de ella fue que le pregunté si aceptaba redactar el texto de contratapa de Relato Oculto. Las desmemorias de Víctor Hugo Morales. Aceptó, y esto es lo que escribió:

Relato Oculto, la verdadera historia del formidable relator
Tapa del libro Relato Oculto
"Y un día cambió. Dijo que fue después de una conversación telefónica con Néstor Kirchner, entonces presidente, quien lo llamó para explicarle por qué había comprado dos millones de dólares después de una
operación inmobiliaria. El Gobierno, entonces para usar un término de la militancia política, lo empezó a 'atender': se encontró con algunos ministros, habló con otros funcionarios y se produjo la magia.
Si ser kirchnerista se convirtió en un adjetivo, tan kirchnerista se hizo Víctor Hugo Morales que, en un discurso a la Nación, Cristina sugirió que iba a tomar su propuesta y pesificar sus ahorros en dólares, en medio de una corrida cambiaria. Los motivos de la conversión son un enigma: hay quienes creen que su odio a Clarín es tan grande que transformó en amor al odio de su adversario.
Frente a la mención de la palabra Clarín, Víctor Hugo reacciona como un niño adoptivo al que le mintieron toda la vida. La hipótesis sería verosímil si el propio Víctor Hugo no hubiera, hace algunos años, tratado de negociar con radio Mitre, con quien no llegó a un acuerdo económico.
Pero, y entonces, ¿quién es Víctor Hugo Morales, vecino de Buenos Aires y de Nueva York, melómano aficionado -acomplejado, creen algunos-, uruguayo de nacimiento y kirchnerista por adopción? ¿Es cierto que no tiene en su agenda 'ni el teléfono de un militar' el relator estrella de la televisión uruguaya durante la dictadura? Solo periodistas uruguayos podían correr ese velo. Leonardo Haberkorn y Luciano Álvarez lo hacen.
Siempre me pregunté por qué Víctor Hugo reaccionaba tan violentamente cuando Pablo Sirvén lo calificaba de 'converso'. En este libro encontré la respuesta".

12 comentarios:

  1. Me dan ganas de leer su libro. Aquí en Cerro Largo escucho mucha radio argentina: entran mejor que las montevideanas (!). Y en Radio Continental, V.H. tenía (tiene?)un programa por las mañanas, muy ameno. Siempre fue muy crítico de K. y su entorno. De pronto algo pasó. El cambio fue sorprendente, por lo menos para quienes estamos por fuera de la "cocina". Le deseo suerte al libro.@juan_irigoyen

    ResponderEliminar
  2. VHM no cambió, el que cambió fue el gobierno. ¿tan mal está que una persona simpatice con algunas medidas de un gobierno democrático? dejen de inventar historias

    ResponderEliminar
  3. El libro solo trata sobre la vida periodística de VHM en Uruguay antes de radicarse en Argentina. No alude para nada al actual gobierno argentino.

    ResponderEliminar
  4. Ricardo González Falcón-Anónimo se nota desconoce las amistades del "converso" en el Batallón Florida y en el 13 de Infantería em plenísima dictadura.

    ResponderEliminar
  5. Todos los dias lo escuchaba , pero un dia hizo la denuncia de los campos que compro un ministro del Gobieno K , al otro dia se presenta el Mtro acusado de la compra, y empiezan a discutir , pues ,fue desde el dia siguiente que empezó a poner proa hacia otro lugar , no sé si el ministro lo contactó o no con Kirchner sé que con esa denuncia puso punto final a su pasado anti K .Sospechoso, no?Ahora es relamido por lo tanto deje no solo de escucharlo a él sino a Radio Continental.

    ResponderEliminar
  6. Repito que el libro trata sobre su carrera periodística en Uruguay antes de radicarse en Buenos Aires. No se refiere al actual gobierno de Argentina.

    ResponderEliminar
  7. A mi el contenido del libro no me sorprendió. VHM me pareció siempre un chanta, como te dice una cosa te puede decir lo contrario sin ponerse colorado. Ambicioso, mentiroso, fabulador, agresivo, manipulador, una persona muy jodida. Mi viejo vivió esa época, yo era muy chica y recuerdo algunos comentarios que me hizo sobre él, que coinciden con los relatos del libro. Agradezco que se haya ido a Bs As semejante personaje nefasto. En esa época uno tenía que andar con cuidado y saber bien de qué lado estaba cada uno, quién miraba al costado y quién era un peligroso panqueque.

    ResponderEliminar
  8. Todavía no tuve tiempo de leer el libro (que compraré esta semana si es que no se agota), me resulta interesante lo que leí hasta ahora pero hay algo que me hace mucho "ruido": si se decidió, para mi gusto con implacable lógica, narrar los hechos hasta que VHM se fue a Argentina, ¿por qué se decidió pedirle a Lanata que escriba la contratapa? ese gesto hace que el libro pierda neutralidad, los autores están tomando partido claramente por una de las "partes en conflicto", una pena aunque quizás tenga una explicación comercial... Tengo casi 50 años y creo recordar un corto televisivo de apoyo a Gallinal (sector pro-dictadura del PN) para las elecciones internas del 82, saben algo del tema? Por último: ¿por qué no embarcarse en una empresa mucho más relevante que analizar la actitud de un solo periodista durante y luego de la dictadura y estudiar como se comportaron los grandes medios de comunicación? la prensa, la TV, la radio, creo que es el paso siguiente al libro porque muchos, por no decir TODOS, los grandes medios tienen hoy cierto discurso democrático que no se condice con lo que dijeron/escribieron/mostraron, en fin: defendieron durante los años de plomo. Algo de eso hizo en Argentina la revista Hum(r) para desenmascarar la hipocresía de los grandes medios que, luego de ser grandes complices de los militares, cuando cambiaron los vientos rivalizaban a ver quien exponía más hechos macabros cometidos por aquellos. Sds.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parecen muy interesantes las preguntas de la persona anterior y me gustaría saber las respuestas. Siempre leo este blog porque me parece que hace aportes realmente valiosos y objetivos. Saludos

      Eliminar
  9. Dicen que para muestra basta un botón. Escuché la entrevista en la CNN en la cual participaron el Sr. Periodista Jorge Lanata y Morales, el relator oficial del kirchnerismo. Y fue penoso. Retórica retro y un pensamiento ad hoc (estilo guerra fría, con muro de Berlín y todo y todo muy retro). El de Morales es un discurso maniqueo y retrógrado: comenzó siendo -en el programa de Ismael Cala- un discurso pro-Fernández y culminó en el paroxismo neurótico (se tiró contra la CNN, contra Obama, contra todo... y contra el imperialismo yanqui por supuesto, y por eso te digo: muy retro. Parece que para Morales, los progresistas son Fernández, Maduro, Mujica, etc.Como si lo que te digo fuera poco, el aditamento de su alocución fue la irrespetuosidad, la irreverencia, el estilo "yo que las sé todas", el cinismo, la sonrisa insolente, la ironía. Olvidó decir, sí, que el progresismo que DICE defender no es más que otra arista del FASCISMO, un POPULISMO barato y categoría Z que juega a ingresar en un campo anchurosamente bolivariano pero se queda varias cuadras antes. Si la RAE nos lo permitiera, lo adjetivaría POBRÍSIMO, que siempre se me antojó más elocuente, pero como debe recurrirse a la raíz latina para hacer el superlativo de pobre, debo decir PAUPÉRRIMO.
    Después de esto ni me hablen de Morales

    ResponderEliminar
  10. Recién te escribí, estimado, y no pensé que el trabajo sobre Morales es de tu autoría. Pido disculpas si fui irreverente contigo: NO ERA LA IDEA NI MUCHO MENOS. Sucede que Morales me sublevó (más por el cinismo a que hago referencia que por el contenido -calcula tú como habrá sido-) y esto -de alguna manera- intenta explicar mi actitud. De todos modos, NINGUNA INTENCIÓN DE OFENDER O MENOSPRECIAR TU TRABAJO. Aclarado ? Gracias y disculpas.

    ResponderEliminar

Últimos comentarios

Páginas vistas

Etiquetas

accidentes de tránsito Alejandro Atchugarry Alimentación Álvaro Moré Amodio Pérez Argentina aviación Bolivia Brasil Carlos Koncke; Alejandro Vegh Villegas Carlos Liscano Cesáreo Berisso charrúas Che Guevara. Checoslovaquia Ciudad de la Costa Comunidad Jerusalén Creative Commons Crónicas de sangre sudor y lágrimas Crónicas y reportajes Cuba Cultura Daniel Vidart delincuencia Democracia Derechos humanos diarios dictadura dictadura. Doble discurso europeo Eduardo Galeano educación empleados públicos Engler entrevistas Evo Morales Fernández Huidobro financiamiento de los partidos políticos Fútbol Gabriel Ohanian Gabriel Pereyra Gavazzo Gente que no sabe leer y tergiversa lo que uno escribe Grasas trans (transexuales) guaraníes Gustavo Zerbino Historia historia reciente Historias tupamaras Historias uruguayas. Hugo Batalla Intendencia de Canelones internet Israel Italia Jaime Roos Jorge Batlle Jorge Zabalza Jose Mujica Juan Salgado La República Leonardo Sbaraglia Liberaij Libros Libros. Liber Luis Almagro Luis Lacalle Maltrato animal Maracaná Marcelo Estefanell Medio ambiente Milicos y tupas MLN-T Montevideo Música Neber Araújo nombres raros Palestina Paraguay Partido Colorado Partido Comunista Paz Peñarol periodismo periodismo cloacal Perú Plagios y otras situaciones dudosas Política uruguaya Pollo homosexualizante Primavera de Praga publicidad redes sociales Relato Oculto Renzo Pi Hugarte sabihondos Salud Sin comentarios sindicatos Sirios en Uruguay Sobre lo políticamente correcto Sonia Breccia Televisión terrorismo tortura trabajo Uruguay Venezuela Víctor Hugo Morales. Violencia doméstica Visto y/o oído zoológico

Atención

Los derechos de los textos
publicados en El Informante
pertenecen a Leonardo Haberkorn.
No se permite la reproducción
sin autorización del autor.