9.1.13

Mi hijo el ingeniero


Desempleo cero. Sueldos altos. Trabajo aquí o en el país que quieras. Posibilidad real de cambiar de puesto laboral de un día para el otro si uno se aburre o no soporta más a su jefe. Así es hoy ser ingeniero en Uruguay: el paraíso soñado por cualquier profesional o trabajador. Y sin embargo los jóvenes le huyen como si fuera el infierno.
Es un problema que las estadísticas muestran con claridad: a pesar de sus evidentes ventajas comparativas, las carreras de ingeniería atraen a pocos jóvenes.
Por eso hoy faltan ingenieros en Uruguay. Incluso si el número de egresados de ingeniería aumentara un 20% seguiría sin haber desempleo entre ellos, sostuvo en una de sus últimas ediciones la revista de la Asociación de Ingenieros.
Mientras cada año en Corea se recibe un ingeniero cada 625 habitantes, en Uruguay lo hace apenas uno cada 8.000. Según datos publicados el 16 de setiembre en el diario El País en base a una entrevista al presidente de la Asociación de Ingenieros, Marcelo Erlich, la tasa nacional está entre las más bajas del mundo: anualmente egresa de la universidad un ingeniero cada 2.000 habitantes en China, uno cada 2.300 en Francia, cada 4.500 en Chile, 6.000 en Brasil y 6.700 en Argentina. A todos esos países les hacen falta más ingenieros. A Uruguay más todavía.
Interior de la Facultad de Ingeniería de la Udelar.
Hoy la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República ofrece 15 carreras diferentes. “Todas tienen desempleo cero y demanda no satisfecha”, explicó su decano Héctor Cancela. “Está vinculado al momento de crecimiento del país. En tercer año la gran mayoría de los estudiantes trabaja. A veces en segundo. Y ya estamos llegando a tener casos de estudiantes de primero que trabajan, lo que es una locura porque recién entraron. Faltan tantos ingenieros, que estar un año en la facultad ya te abre perspectivas de trabajo”.
Algunas grandes firmas, además de contratar estudiantes, traen ingenieros de otros países (extranjeros y uruguayos que regresan). Cancela ha atendido en los últimos meses pedidos de reválidas de Chile, Colombia, Venezuela y Cuba.
El problema es grave. Ya en 2009 el entonces decano de Ingeniería de la UdelaR advirtió que la falta de ingenieros podría complicar la instalación de inversores en Uruguay. Y el propio presidente José Mujica ha exhortado una y otra vez a los jóvenes a volcarse a carreras científicas, como la ingeniería, en lugar de carreras humanísticas.

Ni civiles ni industriales

Las cifras son elocuentes. De acuerdo al último anuario estadístico del Ministerio de Educación y Cultura, correspondiente a 2010, los jóvenes uruguayos tienden a elegir o bien carreras humanísticas o vinculadas a las ciencias sociales.

Ese año 3.320 jóvenes comenzaron sus estudios universitarios en Ciencias Económicas y Administración; 2.511 en Humanidades, Ciencias Sociales y Ciencias de la Comunicación y 2.136 en la suma de todas las ramas de Ingeniería. (Las cifras no toman en cuenta las carreras técnicas).
Los ingresos a las carreras de Ingeniería, a su vez, no se reparten de modo parejo. En 2012 ingresaron a la UdelaR 664 aspirantes a transformarse en ingenieros en computación y solo 168 que procuran ser ingenieros civiles, y 158 ingenieros industriales y mecánicos. Si se agregan los números de las universidades privadas, la brecha entre ingenieros en computación y el resto se hace aun mayor.
La falta de ingenieros civiles, mecánicos e industriales es un problema para el desarrollo del país. En 2010, sumadas las cifras de las instituciones terciarias habilitadas, apenas 399 jóvenes comenzaron a formarse en estas tres especialidades. Es un número muy bajo si se lo compara con los 1.502 jóvenes que comenzaron ese año la carrera de Psicología, los 1.313 inscriptos en Derecho y Notariado, incluso los 538 de Bellas Artes.

Buenos sueldos

Las tradicionales leyes del mercado no explican este fenómeno. Muchas profesiones que tienen mayor desempleo y menores sueldos que los de un ingeniero, consiguen más estudiantes.
Según la encuesta de remuneraciones y beneficios de la consultora PWC, el sueldo nominal promedio de un gerente de producción (cargo que suele ser ocupado por un ingeniero industrial) era de 154.000 pesos en el primer semestre de 2012. Un gerente de recursos humanos (cargo en general confiado a un psicólogo) ganaba en cambio 123.000 pesos.
Solo los gerentes financieros y los de comercialización y marketing gozan de mayores promedios: 156.000 y 172.000 pesos respectivamente.
Un sector con los sueldos en alza.
Además, las remuneraciones de los ingenieros vienen subiendo. “La demanda de los grandes emprendimientos que están llegando a Uruguay está empujando los sueldos de los ingenieros al alza. Son salarios que se están recuperando de cierto rezago que padecieron en épocas de poca actividad industrial”, dijo Pablo Schinca, responsable de la encuesta salarial de PWC.
Con un título de ingeniero no hay que llegar a gerente para ganar bien. Jana Rodríguez Hertz, profesora de matemática de la Facultad de Ingeniería, lo resume así: “Ganan más que yo”. Ella es grado cinco, tiene dedicación total y un incentivo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII). Cobra un salario mensual de 50.000 pesos. Poco después de recibirse de ingenieros, sus exalumnos tienen ingresos mayores que los suyos.
Está claro que el bajo número de vocaciones de la ingeniería no puede explicarse por las expectativas laborales futuras. Las causas son otras.
La primera limitante es el bajo número de estudiantes que hacen el bachillerato científico, el único que habilita a entrar a una carrera de ingeniería. Según las estadísticas de 2010, ese año 10.880 estudiantes de quinto año optaron por el bachillerato humanístico, 8.722 eligieron el biológico, 5.048 el científico y 1.832 el artístico.
¿Por qué los jóvenes uruguayos prefieren las carreras humanísticas? Los especialistas consultados detectaron varias razones que actúan simultáneamente.

Un caso mundial

Para empezar, el problema no es solo uruguayo, otros países también lo padecen.
La Facultad de Ingeniería de la UdelaR publicó recientemente un folleto titulado “Se necesitan ingenieros”. Su portadilla es un collage de artículos de prensa: “Se buscan 25.000 ingenieros” (El País, España); “Alemania busca 105.000 ingenieros” (El Mundo,  España); “El país va a necesitar más ingenieros” (La Nación,  Argentina),  “La falta de ingenieros, un debate entre empresas y universidades” (Clarín, Argentina).
“Este es un tema de preocupación mundial, y no es algo coyuntural sino crónico: se necesitan más ingenieros en el mundo”, sostuvo el decano de Ingeniería de la Universidad de Montevideo, Claudio Ruibal. “Alemania necesita ingenieros y recluta españoles. España necesita ingenieros y recluta uruguayos. Uruguay, aún para atender la demanda interna, necesita más ingenieros y los exporta”.
El problema es mundial, pero en Uruguay es más grave. En el collage del folleto editado por la UdelaR, hay un único recorte de un diario local, una nota de El País. Su título dice: “Uruguay tiene el nivel más bajo de egreso de ingenieros de la región”.
Las razones hay que buscarlas en las siguientes causas.

Ausencia de tradición

Los héroes del Uruguay no son ingenieros ni matemáticos. La falta de tradición de las ciencias duras se hace evidente con solo repasar los nombres de las calles de nuestras ciudades.
“La gran mayoría de los grandes intelectuales de nuestra historia han sido hombres de letras y no de ciencias”, dijo el decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica, Álvaro Pardo.
Un repaso a la lista de grandes personalidades uruguayas le da la razón. Apenas Eladio Dieste aparece como una referencia a la ingeniería en el panteón de héroes orientales, rodeado de decenas de militares, guerrilleros, abogados, políticos, escritores, pintores, músicos, futbolistas y unos pocos hombres de negocios y médicos.
Y entre las figuras actuales, solo el ingeniero Juan Grompone, que a la vez es un hombre de letras.
Para Pardo, la poca visibilidad de la ingeniería –y de las ciencias en general– es una tendencia histórica en Uruguay. “Tenemos que asumir que falta insertar al ingeniero como un actor social importante. Es histórico. Se prefieren otros tipos de saberes alejados de las ciencias duras. Hablando en forma coloquial, se prefieren aquellas carreras más vinculadas a hablar mucho y a hacer menos”.
Su colega de la Universidad ORT, el ingeniero Mario Fernández, coincide y agrega otro ángulo: lo del pleno empleo y los sueldos altos es cosa de hoy, pero la tradición es la contraria. Durante muchos años los ingenieros tenían pocas opciones de trabajo, y eso aún hoy ocurre en algunas áreas.
“Uruguay –dice Fernández– no tiene una tradición industrial, y eso influye. Que todos los empleos de ingenieros en telecomunicaciones sean de Antel, por ejemplo, no estimula mucho”.

Un estereotipo gris

Tampoco estimula la idea que mucha gente tiene de la ingeniería. Que es aburrida y monótona. Que un ingeniero pasa el día sacando cálculos. Que vive encerrado en una oficina. Es un estereotipo que aleja a mucha gente.
“El trabajo en ingeniería no se hace encerrado en un gabinete”, protesta Cancela, el decano de la UdelaR. “Es un trabajo de mucha interacción personal. Se interactúa con obreros, con otros profesionales. El ingeniero escucha y busca comprender a las personas para solucionar sus problemas”.
Para enfrentar esa falsa idea, la Facultad de Ingeniería realiza todos los años la exposición Ingeniería de Muestra y recibe a grupos liceales. También visita institutos de Secundaria exhibiendo trabajos de los ingenieros. Pero los estereotipos no son fáciles de derribar. Y eso nos lleva al siguiente problema.

Una carrera que no es para mujeres

Es la profecía autorrealizada. El estereotipo dice que la ingeniería no es para mujeres. Desalentadas, pocas chicas se atreven a desafiar el lugar común. La profecía se cumple.
De las 15 carreras que ofrece la UdelaR, las mujeres son mayoría en solo dos: ingeniería química y en alimentos. En todas las demás los hombres son muchos más: el 70% en algunas carreras, el 85% en otras. En 2012 las mujeres representaron solo el 23% de los ingresos.
Paula Niño, una estudiante de tercer año, recuerda una clase de ingeniería mecánica, un aula llena en la cual ella era la única mujer. Sus amigas, que estudian con ella en el patio de la facultad, han pasado por situaciones parecidas. “Y eso que ahora hay más  mujeres”, dice una de ellas.
“Los ingresos todavía están muy desbalanceados”, lamenta el decano Cancela. “Hay que trabajar fuerte desde Secundaria. Hay que romper esa barrera de género. Hay una percepción de que la tecnología es un ámbito muy masculino. Estamos perdiendo un montón de muchachas que podrían encontrar acá una oportunidad de trabajo”.
La profesora Rodríguez Hertz, la única mujer grado cinco en matemática, cree que la educación que reciben las niñas es la génesis del problema.
“No se las estimula a interesarse por las ciencias duras. ¡Cuánto daño hace que los padres disfracen a las niñas de princesitas! Les niegan el derecho a ser protagonistas de su vida, porque no hay cosa más pedorra que ser una princesita y esperar que un tipo te rescate. Nadie dice: ‘yo quiero que mi hija sea médica espacial o doctora en matemática’. En cambio, muchos padres y madres quieren que sus hijos varones sean ingenieros. Pero una niña nunca”.
Pregunté a Paula Niño y a las tres amigas con las que estaba estudiando en la terraza de la Facultad –Carolina Martínez, Evelyn Rochón y Analía Gandolfi– si cuando niñas alguna vez las habían disfrazado de princesitas.
No, nunca, a ninguna.

Una carrera muy difícil

Pero no todos los estereotipos que existen sobre la ingeniería son falsos. Hay uno que tiene un fuerte correlato con la realidad: el que dice que Ingeniería es difícil.
Paula Niño lo dice por experiencia propia: necesitó dos años para hacer primero en la facultad. Y otros dos para hacer segundo. Y cosas similares les pasan a la mayoría de los que avanzan, de modo esforzado y trabajoso, en busca del título de ingeniero.
Mucha gente directamente no está dispuesta a intentarlo.
Faltan jóvenes que quieran ser ingenieros.
“La percepción que hay es que la carrera es ‘salada’, como dicen los muchachos. Que es pesada. Que hay mucho fracaso”, sostiene el decano de Ingeniería de la Universidad ORT, Mario Fernández. “La fama de ser una carrera dura pesa mucho en un mundo que va atrás de la inmediatez. Los muchachos prefieren buscar carreras más blandas, menos rígidas. La falta de profundización en los estudios tiene que ver con un estilo de vida. El que decide estudiar ingeniería sabe que tiene que calentar la silla en serio. Y muchos no quieren”.
El decano de la Universidad Católica coincide: “Se percibe a la carrera de ingeniero como algo muy árido, en donde las posibilidades de fracaso son muy grandes”.
Según Fernández, muchos jóvenes prefieren carreras con un menor compromiso con la exactitud.
“La ingeniería es muy binaria, está bien o está mal. Hay otras disciplinas donde lo que está más o menos tiene más posibilidades de seguir adelante. En Psicología, por poner un ejemplo, hay más flexibilidad porque la disciplina admite otros matices. En ese marco, el que rinde más o menos quizás pueda seguir adelante. En ingeniería no, porque el nivel de exactitud es muy alto: las cosas funcionan o no funcionan, no hay un punto intermedio”.

El cuco de la matemática

Ese rechazo juvenil a la ingeniería puede focalizarse en un punto muy preciso: el miedo a la matemática.
“Los alumnos de Secundaria, al percibir lo difícil que parece estudiar matemática y física, bases importantes para hacer Ingeniería, pero que no son la Ingeniería, piensan que esta es una carrera para pocos”, lamentó Ruibal, decano de la Universidad de Montevideo.
Cancela, su colega de la UdelaR, coincide: “Necesitamos romper el mito de que la matemática es lo más difícil, que es la materia que hace perder a todo el mundo. Esto empieza en Primaria y sigue en Secundaria. Hay que repensar cómo se forman los profesores y maestros. Porque si para un maestro la matemática es el cuco que le impide recibirse, así se lo va a transmitir a sus alumnos”.
Justamente eso le pasó a la cuñada de Cancela. Solo tras mucho sufrir con los exámenes de matemática, logró recibirse de maestra. “Necesitamos transmitir los conocimientos con menos sufrimiento”, dijo el decano.
La profesora Rodríguez Hertz sostiene que maestros y profesores tienen una mala formación en matemáticas y por eso la enseñan mal desde la escuela. “Eso genera el cuco de que son algo infranqueable y los muchachos prefieren seguir cualquier carrera, lo que sea, con tal de que no tenga nada de matemática”.
No es un asunto sencillo. Rodríguez Hertz citó una reciente investigación de la Universidad de Chicago que mostró que en algunas personas el miedo a enfrentar un problema numérico activa en el cerebro las mismas áreas que provocan el dolor físico. O sea: las matemáticas duelen.
Sin embargo, en los países de Oriente no duelen tanto. Porque allí quienes estudian matemática y otras ciencias afines son mayoría en muchas universidades.
El periodista argentino Andrés Oppenheimer publicó el 17 de noviembre en el diario Nuevo Herald de Miami una columna titulada “¡Menos filósofos, más ingenieros!”.
Oppenheimer recordó allí que los presidentes en América Latina suelen ser abogados y contrastó esa realidad con lo que ocurre en China: “El nuevo líder chino, Xi Jinping, es un ingeniero químico que fue designado por el Congreso Nacional del Partido Comunista para reemplazar a Hu Jintao, un ingeniero hidráulico, que a su vez reemplazó al presidente Jiang Zemin, un ingeniero eléctrico”.
El periodista contó que en la prestigiosa universidad Tsinghua de Pekín, el 72% de los estudiantes están inscriptos en ingeniería y ciencias duras, mientras solo un 28% estudia humanidades y ciencias sociales.
¿Por qué los jóvenes chinos terminan Secundaria sin miedo a las matemáticas y los nuestros con un terror tan grande?, le pregunté por mail a Oppenheimer. Respondió: “Porque les enseñan matemáticas en forma más práctica y menos abstracta”.
Una respuesta similar dio el ingeniero Grompone. “Estamos fallando en la formación en el método científico. Lo que se enseña en Secundaria es aburrido e inútil. Hay que enseñar a pensar científicamente sobre problemas concretos”.
Para Grompone, “más que enseñar física, química, matemática, en el liceo hay que enseñar a pensar. Y eso se logra experimentando, haciendo cosas, resolviendo problemas. Se necesita menos pizarrón y más laboratorio”.

Alta deserción

Pero incluso muchos de los que no tienen miedo y se inscriben en Ingeniería, abandonan la carrera. Cada año ingresan a la Facultad de Ingeniería de la UdelaR unos 1.500 estudiantes, pero solo egresan 500.
Esto ocurre por muchas causas. La carrera se hace larga, difícil, agotadora, muy complicada para seguir si se trabaja al mismo tiempo. En la UdelaR, la única que es gratis y donde estudia la mayoría, hay clases teóricas para 400 estudiantes juntos, el colmo de lo desestimulante.
El decano Cancela sabe que hay mucho para mejorar y pide apoyo a las empresas privadas, las mismas que no paran de pedirle pasantes: necesita transformar su facultad en un lugar más amigable, capaz de retener a más estudiantes. “Estamos buscando donaciones. Necesitamos incrementar la cantidad de aulas, crear espacios para estudiar con mayor comodidad, que los estudiantes puedan permanecer más horas en la facultad”.
Cancela cuenta con un presupuesto anual de 400 millones de pesos. “Son 40.000 pesos por estudiante por año. Es una cifra modesta para carreras que requieren equipamientos muy específicos, importantes en términos de costos, operación y mantenimiento”.
A su vez, la deficiente formación con la que los jóvenes llegan de Secundaria complica mucho las cosas.
“El 80% de los que ingresan a la UdelaR y el 70% de los que ingresan en ORT no tienen el nivel mínimo necesario. Y esto empeoró con el nuevo plan del bachillerato. Está medido”, dijo Mario Fernández, decano de la Universidad ORT.
En la generación 2012 de Ingeniería de la UdelaR el resultado fue abrumador: apenas el 6,4% logró el nivel mínimo aceptable en las pruebas realizadas para saber si están en condiciones de seguir en la carrera.
Esto obliga a los estudiantes a tomar cursos de nivelación, tener que estudiar más horas de las que preveían y en muchos casos los pone de cara a un fracaso que no esperaban. La frustración lleva al abandono.
“Tenemos que desarrollar material de nivelación, con tutorías y acompañamiento para los estudiantes nuevos. El apoyo de las empresas en este campo también sería bienvenido”, dijo Cancela.
El bajo nivel no se constata solo en sus conocimientos de matemática y física, sino también en su capacidad de leer y escribir. “Se ha perdido el poder de abstracción y de interpretación de un texto, fundamental en una carrera de Ingeniería”, dijo Fernández, el decano de ORT.
Cancela coincide. “El estudiante, para aprender, tiene que saber leer, entender, comunicar y trabajar en equipo. Si bien los conocimientos en matemática y física son muy importantes, esto lo es todavía más. Hoy los estudiantes llegan con deficiencias en el manejo del lenguaje, no tienen desarrollada la comunicación oral y escrita. Incluso falla la forma de encarar el estudio: hay una tendencia a memorizar, a tener la receta. Y esas competencias son básicas”.

Las soluciones

No hay una única solución para tantos problemas simultáneos.
Para romper los estereotipos que hablan de la ingeniería como una carrera gris y monótona, docentes de la Facultad de Ingeniería visitan liceos y organizan talleres donde se trabaja con robots, por ejemplo.
Estudiantes voluntarios de los primeros años de la carrera de la UdelaR han participado de un programa llamado “Isaac, Nikola y Galileo van a la Escuela (INGE)”. Visitan escuelas carenciadas y trabajan con los niños haciendo pequeñas maravillas con saberes adquiridos en la facultad: baterías que funcionan con un limón, juegos de imanes, un ventilador que se puede conectar a la ceibalita.
Para combatir la deserción, todas las universidades están buscando reformar sus planes de estudio. Eso es lo que reclama el periodista Oppenheimer: “Hoy la carrera es muy difícil y está enseñada al revés, o sea empezando con la parte más teórica y aburrida, y terminando con la parte creativa”, señaló a través de un mensaje de correo electrónico.
En su ya citado artículo en el Nuevo Herald, Oppenheimer entrevistó a David E. Goldberg, profesor de la universidad de Illinois y líder de un movimiento para modernizar la enseñanza de la ingeniería.
“En lugar de empezar la carrera de Ingeniería con la parte creativa, estamos empezándola con matemática, ciencia y toda la parte abstracta, y eso hace que deserte casi el 50% de los alumnos”, le dijo Goldberg a Oppenheimer.
Cambios de este tipo ya han comenzado a aplicarse en las universidades uruguayas.  En la UdelaR, por ejemplo, se incorporó un taller de ingeniería eléctrica, un ámbito de trabajo práctico y creativo, en primer año.
“De a poco, en las carreras vamos rompiendo con una tradición que decía que había que enseñar dos o tres años de física y matemática, y recién después dos o tres años de ingeniería”, dijo Pardo, el decano de Ingeniería de la Universidad Católica. “Tenemos claro que hay que fortalecer la parte creativa de la carrera”.
Los decanos de las facultades de ingeniería uruguayas, la pública y las privadas, hablan de estos temas entre sí. Es un ejemplo de cooperación pocas veces visto en el país, trabajan juntos para afrontar su problema más crítico: el cuco matemático.
En 2012 los cuatro decanos, con la colaboración de la Academia Nacional de Ingeniería, la ANII, la empresa Indunor y el banco Itaú, trajeron a Uruguay a Eric Mazur, profesor de la Universidad de Harvard, experto en nuevas formas de enseñanza en ciencias duras. Mazur dirigió un taller para más de 100 profesores liceales y universitarios. Luego, en julio, 30 docentes viajaron a Harvard para profundizar en el tema.
“Los decanos nos hemos propuesto hacer acciones conjuntas que faciliten el aprendizaje de los jóvenes. Somos conscientes de que debemos actuar a dos puntas: secundaria y universidad, porque notamos que se ensancha una brecha de formación entre un ciclo y el siguiente, y queremos disminuirla”, dijo Ruibal, el decano de la Universidad de Montevideo.
Los efectos de estas actividades ya se están notando. Pardo, el decano de la Universidad Católica, relató que uno de los profesores que fue a Harvard implementó al regresar un taller de aprendizaje grupal. Las notas mejoraron y nadie desertó.
El ingeniero Grompone vio hace poco en televisión algo que lo hizo sentir optimista respecto al problema de la falta de ingenieros.
Cuando se cumplieron cinco años del Plan Ceibal se realizó un acto en el pueblo Cardal, Florida, donde se repartieron las primeras computadoras a los niños. Uno de estos chicos realizó un discurso y anunció su deseo de transformarse en ingeniero. Para Grompone fue una revelación:
“El Plan Ceibal está acomodando un poco las cosas. Un niño criado en la mitad de la cuenca lechera, dijo con total naturalidad: ‘yo quiero ser ingeniero’. La enseñanza media hoy mata el interés, destroza todo incentivo. Pero la máquina, la computadora, lo hace renacer, porque permite hacer cosas concretas, y también hacerse preguntas y encontrar las respuestas”.
Del éxito de toda esta batería de soluciones dependerá si Uruguay logra conseguir los profesionales y técnicos que cada vez necesita más.
El decano Cancela lo resume así: “Los recursos humanos de calidad son una clave para el desarrollo del país. O los atraemos nosotros o van a ser atraídos por otros. Si no apostamos a ser receptores de estos recursos humanos, vamos a ser emisores”.
“Tenemos que lograr transmitir que hoy en la ingeniería hay oportunidades, hay necesidad y posibilidades de obtener remuneraciones interesantes. Hay posibilidades de desarrollarse desde el Uruguay hacia el mundo”.

Informe publicado en la edición de diciembre de 2012 en la revista Construcción, editada por la Cámara de la Construcción del Uruguay.

37 comentarios:

  1. Excelente el artículo. Complemento con algo que no se mencionó. En secundaria es muy poco el conocimiento que se puede transmitir... lo se de primera mano. Los docentes hacen más bien de padres, de psicólogos, se enseña muy poco de los conocimientos específicos de la materia. Lograr que escriban algo ya es un logro...

    Simplemente otra cosa más a tener en cuenta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, interesante articulo. Soy venezolano, ingeniero electronico . Tengo 25 años, actualmente estoy desempleado hay muy pocas ofertas en mi pais, tengo 1 año de experiencia en el area de instrumentación, si aguien me pudiera ayudar con una pagina o correo para enviar mi resumen curricular, y que posibilidades hay de emigrar a Uruguay siendo venezolano. Gracias, dejo mi correo elucho07@hotmail.com

      Eliminar
    2. Pablo, entra en computrabajo o en buscojobs para buscar trabajo como ingeniero...

      Eliminar
    3. Yo empece este año ingeniería química en salto y es realmente desalentador tenes una carga horaria enorme(entro a las 8 y salgo a las 5 de la tarde) y ya en la primer semana un diez % de la clase decide abandonar.

      Eliminar
  2. "Cada año ingresan a la Facultad de Ingeniería de la UdelaR unos 1.500 estudiantes, pero solo egresan 500", ojala fuera así! de los 1500 la gran mayoría hacen ingeniería en computación, y se reciben en el entorno de 80 por año, muchísimo menos que los 500!!!

    Está el número exacto de egresados por año en la página de bedelías:
    http://www1.bedelias.edu.uy/ingenieria/index_facu.armo_frames?p_facu=16

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conté 367 ingenieros y tecnólogos recibidos entre diciembre de 2011 y diciembre de 2012. 107 de éstos son en computación. No conté maestrías ni doctorados, porque ya son ingenieros.

      Eliminar
  3. No se gana muy bien como ingeniero y además se nos valora realmente poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo. Lo de la valoración depende un poco de la experiencia de cada uno. Pero la paga hoy día de un ingeniero que no tenga un cargo gerencial deja mucho que desear. Casi que vale más la pena ahorrarse tanto estudio y dedicarse mejor a la albañilería o la reparación de electrodomésticos.

      Eliminar
    2. En el Brou, para cargos de Sistemas, en concursos de 100 puntos, un Ing. tiene 6 puntos y una persona con 6to de liceo 4!. Valoración que le dicen....

      Eliminar
  4. Hay algo de la reflexion que lleva la nota que no me cierra.

    Que tiene que ver que exista desempleo cero con que alguien curse la carrera?

    Ser Ingeniero precisa vocacion, cuando tenes un monton de gente sin vocacion cursando la carrera simplemente porque "la paga es buena" lo unico que logras es que baje el nivel. Que es lo que en mayor o menor medida esta pasando.

    Queda planteado que uno deberia elegir la profesion por cuanta plata le queda en el bolsillo y no porque lo hace feliz, lo que es por lo menos triste.

    Usted hizo periodismo Haberkorn siguiendo una formula matematica de sus ingresos futuros? Si es que no, porque espera lo mismo para los demas?

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obvio que estas decisiones pasan por la vocación. Pero las perspectivas laborales también son un factor que muchos jóvenes también toman en cuenta.

      Eliminar
    2. En esta no estoy tan de acuerdo. Creo que casi nadie toma en cuenta las perspectivas laborales. Sino no se explicaría la cantidad de gente que se vuelca en masa a carreras hipersaturadas como psicología o ciencias de la comunicación.
      La única forma de determinarlo sería haciendo una encuesta, pero se podría preguntar a los propios estudiantes de ingeniería (una carrera supuestamente con buenas perspectivas laborales) por qué optaron por ella. Me la juego a que casi nadie habla de dinero.

      Eliminar
    3. En mi caso yo estaba entre arquitectura e Ingeniería Civil y me decidi por esta ultima porque tiene mas salida laboral y es mejor paga. Formo parte de los "casi nadie" y hablando con varios compañeros mios coincidiamos en esta opinion. Obviamente, me encanta la construccion.

      Eliminar
  5. Muy de acuerdo con el artículo.

    El foco para la ingeniería y para la matemática en particular debe estar en la motivación. Si a un estudiante que le interesa la ingeniería le plantean problemas que debe resolver un ingeniero día a día y se le explica como resolverlos paso a paso va a asimilar los conceptos mucho mejor que si los primeros tres años lo llenan de definiciones, teoremas y detalles abstractos.

    La otra motivación importante debería ser para que el estudiante pregunte. Así de sencillo, si no entiende algo pregunte. Y pregunte las veces que sea necesario hasta que lo entienda. Recuerdo como profesora a Jana Rodríguez Hertz. A pesar de tener cientos de alumnos, después de clase siempre contestaba todas nuestras dudas y con su estilo frontal nos invitaba a que estudiemos y practiquemos mucho. En parte gracias a ella soy Ingeniero.

    ResponderEliminar
  6. Estimado Leonardo,
    Me gustó mucho este articulo y quiero hacer un aporte de mi experiencia.
    Soy Ingeniero Civil de la UDELAR con 38 años, trabajé en Chile y no pase verguenza con mi conocimiento, es más los chilenos se asombraban de mi capacidad para resolver problemas nuevos y aclaro que no soy un genio.

    Creo que la matemática y física con fundamentales para entrenar la mente en ver los problemas y resolverlos mentalmente antes de ir a la realidad, descartando lo que no va a funcionar antes de ponerlo en practica.

    Con la poca cantidad que hay en Uruguay, tendríamos que estar en la edad de piedra, porque para llegar a la edad del bronce se necesitan ingenieros.

    Con la enorme cantidad de sicologos y cientistas sociales, Uruguay tendría que ser el país mas armonioso y feliz no digo del mundo, sino de este lado de la galaxia.

    Algo no funciona

    ResponderEliminar
  7. Esta nota tiene 3 o 4 renglones que dan miedo, realmente.
    1) Que el decano de FING diga que "se prefieren aquellas carreras más vinculadas a hablar mucho y a hacer menos” me da pena. Exactamente al revés piensa la gente del campo ("paisanos") de los ingenieros agrónomos, vistos por aquéllos como parásitos que no les dicen nada nuevo, que andan bien vestidos y nunca transpiran. Cualquiera de los dos (decano de FING y gente de campo) razona según su propio criterio sin preocuparse ni 5 min en averiguar lo que hace el otro. Al decano de una facultad no se lo perdono.
    2) Si vamos a razonar tan linealmente que a los chinos les va bien (?) porque los dirigen ingenieros, podemos decir también con la misma linealidad que su sistema político controlador y anti democrático se debe a la falta de sociólogos y abogados. El razonamiento es igual de básico.
    3) Por último, ¿para que queremos ingenieros? Respondo: Para innovar, para mejorar la calidad de vida de las personas. China está 50 en capacidad de innovación en el mundo (una vergüenza para su tamaño a escala), APENAS 8 puestos arriba de nuestro pequeño Uruguay y muy abajo de Brasil, de la India... y de Trinidad y Tobago! Todos ellos tienen menos ingenieros que China (http://www.isc.hbs.edu/Innov_9211.pdf)

    Así que, conforme hay mucho sociólogo que opina de cualquier cosa sin fundamento, esta nota me deja claro que algunos ingenieros se tiran a opinar de cosas que realmente desconocen.
    Slds

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario sobre tu punto 1.
      Un Ingeniero Agrónomo no pasa por la Facultad de Ingeniería por lo tanto no se está hablando de ellos en esta nota.
      Se los debería llamar simplemente Agrónomos.

      Eliminar
    2. en realidad es una respuesta muy sencilla!!
      Puede definirse al Ingeniero Agrónomo como el profesional universitario preparado para comprender, manejar, mejorar, y transformar sistemas de producción agropecuarios con el objeto de servir al bienestar social y al desarrollo nacional sostenido.
      Ese profesional deberá poseer las siguientes características más relevante para cumplir con esta definición y para ajustar su futura actuación a las condiciones reales de la producción agropecuaria:

      1- Sólida formación científico-tecnológica, que incluye el entrenamiento en el manejo del método científico ante problemas reales de la producción que le abra el camino para el análisis crítico y la capacidad de aprendizaje y de actualización permanentes.

      2-Conocimiento directo y vivencial de la realidad rural, no sólo en relación a las distintas regiones agroecológicas y sistemas de producción, industrialización y comercialización agrícolas, sino también al conjunto de hombres y mujeres que trabajan en la producción agropecuaria.

      3- En particular, conocimiento y comprensión de los sistemas de producción agropecuarios, y capacidad de análisis de sus componentes en términos de recursos naturales, aspectos tecnológicos y socioeconómicos y de sus interrelaciones recíprocas.

      4- Apropiada capacidad crítica que aunada a una capacidad de propuesta lo habilite para desarrollar soluciones tecnológicas realmente ajustadas a las necesidades económicas y sociales del país.

      5-Adecuada percepción del rol del Ingeniero Agrónomo y de sus responsabilidades nacionales y sociales en el marco de un país dependiente y subdesarrollado.

      Que se llame ingeniero no quiere decir que necesariamente pase por la facultad de ingeniera pues ahi no tienen catedras dedicadas al conociemiento cientifico-tecnologico
      Es ingeniera por la simple definicion y perfil de un ingeniero.
      Es como decir un doctor es solo un medico, sin embargo un veterinario y un odontologo son doctores también pero en diferentes disciplinas diferentes

      Eliminar
  8. Soy ingeniero y lo unico que quiero acotar es que los salarios de los ingenieros son increiblemente bajos. Por experiencia mia y de colegas, el sueldo nominal ronda los $ 50.000, lo que deja en la manos unos $ 35.000. Esas cifras que publica en la nota son para cargos gerenciales, los cuales son muchas mas veces ocupados por contadores y abogados que por ingenieros. Este pais como bien dijo el autor no es de ingenieros y esa es la explicacion que encuentro para esta situacion salarial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. buenas soy colombiano me ing de alimentos la presente es para saber que factibe seria ir a buscar trabajo a uruguay

      Eliminar
    2. soy ing de alimento de colombia me interesa irme para uruguaysi alguien tiene informacion que me puede suministrar por favor lo puede hacer en ingaljuanhernandez@gmail.com

      Eliminar
  9. lo que no me queda claro como en un "pais productivo", en la universidad no se desestimula el ingreso a carreras saturadas y se estimula ingenieria...

    ResponderEliminar
  10. Una de las cosas por las que hay que empezar es por dejar de desprestigiar a la enseñanza secundaria. Más allá que muchos piensan que los docentes están de vivos o que hacen la plancha (probablemente marcados por alguna mala experiencia que tuvieron) hay que hacer el esfuerzo de ver las cosas en forma más justa. De 2005 a 2011 los egresados de formación docente bajaron un 40%. Esto quiere decir que la gente ya no quiere ser docente, así que tan papa no debe ser.

    ResponderEliminar
  11. Soy docente con más de 20 años de experiencia. Sin lugar a dudas, a este país le falta matemática. Por qué? Por dos razones muy sencillas, aunque no simplistas. En primer lugar, la inmensa mayoría de las maestras cursó 6to de Derecho, a lo que se suma que sus conocimientos lógico- matemáticos en Magisterio son magrísimos. Ergo, cómo enseñar aquéllo que se desconoce. En segundo lugar, nuestra población es mayoritariamente femenina, y las mujeres somos enseñadas desde la primera infancia que "las ciencias duras son cosa de hombres". Podemos cambiar los estereotipos? Sí, claro, empecemos por los regalos sexistas del DÍA DEL NIÑO, y que sea DÍA DEL NIÑO Y DE LA NIÑA.Saludos y a reflexionar para cambiar.

    ResponderEliminar
  12. Sabés qué ocurre Leonardo? En lo que respecta a instrucción, a formación -no estoy hablando de cultura, que es diferente- hoy hay un lamentable proceso de HUÍDA DEL CONOCIMIENTO. Eso. No es sólo con tal o cual carrera universitaria: es con el saber. No es sólo que no se sepa matemática; tampoco se habla ni se escribe correctamente el español, la ortografía correcta brilla por su ausencia, todo acompaña un funesto proceso de descaecimiento de la instrucción y la cultura del uruguayo. El "querer tener" ha suplido dolorosamente al "querer saber". Por supuesto que el período dictatorial fue nefasto, pero que yo sepa la democracia retornó en 1985 y casi treinta años después no nos hemos recuperado. El tema es vastísimo, pleno de aristas que convergen, colmado de factores que inciden. Y las culpas están repartidas. Eso sí: que nadie arroje la primera piedra.







    ResponderEliminar
  13. No sé si la Dra. Rodriguez Hertz está declarando su salario líquido (y aún así no me cierra), pero un grado 5 con Dedicación Total (DT) en la Udelar cobra $84.000 nominales (http://www.ccee.edu.uy/institucion/2013-04-02_escala_de_sueldos.pdf) y si es miembro del SNI como ella, tiene una partida adicional.

    ResponderEliminar
  14. Leonardo, Soy ing. industrial, la verdad que he aprendido mucho, sobre temas muy diversos, uno que me gustó mucho y que me sirve hoy en mi trabajo actual son las nociones de estadística, te lo comento por la cifra que publicas con respecto a lo que gana un ing. en promedio, el valor que va asociado al promedio, solo no dice más que lo que representa (un valor), este este indicador tiene que ir siempre acompañado de la desviación estándar, con esos dos indicadores se puede sacar mejores conclusiones sobre lo que gana un ing.(El ejemplo clásico de esto es el ingreso por habitante promedio de los países árabes que poseen petroleo, da un número altísimo, que dista mucho de la realidad, pero quien confirma esa sensación de los habitantes de esos países es la desviación estándar)
    En el país se reciben mucho menos de 500 ing. por año, te invito que visites el link que ya publico otro comentarista, en bedelías.
    Despues que veas esas cifras veras que el problema es peor de lo que describís.

    ResponderEliminar
  15. El otro dia converse con un ingeniero de la UDELAR (enseña en una materia obligatoria de primer año), en el area Informatica, con quien trabaje momentaneamente.

    El tema universidades publicas surgio en la charla (siendo mi alma matter la Universidad de Buenos Aires), y lugar actual de trabajo la Universidad Nacional de San Martin o UNSAM, y me comentaba el su criterio de evaluacion, e intencion para con el alumnato.

    Esto me dejo ver que en realidad me encontraba con una persona de gran nivel de Xenofobia en primer lugar (comentandome el entre amigos acerca de como "catalogaba" a sus alumnos), sus criterios totalmente uniformes de evaluacion, y sobre todo el sadismo con que corregia.

    Me dio la impresion que si ese era un docente de "la mejor" o mas representativa organizacion educativa en uruguay, estan en serios problemas.

    La re-evaluacion de docentes, sus clases, y metodos de valuacion debieren ser rectificados en areas tan sensibles como la Ingenieria.

    Por lo demas, noto un notorio divorcio, entre las areas de Electronica con sus respectivas implicancias como la Informatica, las Telecomunicaciones y afines.

    Desde aqui les mando un saludo fraterno.

    Nos vemos en el trabajo ;)

    ResponderEliminar
  16. Si hubiera desempleo cero, los trabajadores ingenieros podríamos fijar los sueldos. Ello no es así y por eso los sueldos son tan bajos, como ya acotó alguien. Por lo tanto lo de desempleo cero es una campaña de marketing de las instituciones que ofrecen capacitación.

    ResponderEliminar
  17. Si estan interesantes todos los comentarios... pero si necesitamos mas gente que estudie ...lo que no es facil desde el "interior del paisito", estamos aun por resolver a donde ir a estudiar algo, lo que sea. y siempre dependiendo de las posibilidades economicas de la familia. Una solucion es que vengan los docentes, a radicarse al interior. Otra sería formar a los profesionales ya egresados ,para ser docentes .Otra traer docentes de otros paises vecinos. Algo tenemos que hacer ..y de forma eficiente y a largo plazo.

    ResponderEliminar
  18. Otra cosa que se soslaya es la gran capacidad de autocrítica.
    La capacidad didáctica y pedagógica de muchos docentes es alarmante, y la relación entre lo exigido y mal dado en un curso, no tiene relación con los exámenes.
    En teoría hay una evaluación docente por parte de los alumnos, pero la realidad es que la "evaluación efectiva" se hace casi al año desde que el alumno llena el formulario. Y esto me lo dijo un docente, o sea que si un docente es un desastre, tiene la gracia de un año para seguir siéndolo. Segundo, nunca vi cambios al respecto.
    Tampoco se dice que la mayoría de los docentes que saben dan los prácticos y mandan a estudiantes avanzados, mientras ellos siguen trabajando en jugosos convenios.
    Hay muchas cosas que desmotivan a atender un curso, la masividad, la falta de claridad de los docentes, la falta de autocrítica de docentes y estudiantes.

    Luego pasa lo que pasa, el porcentaje de aprobados por examen suele ser bajo, y eso se propaga al porcentaje de egresados.
    Es una facultad donde como bien se reconoce, la mayoría trabajamos, pero debe ser de las facultades con menos períodos de exámenes al año. Y encima con un tope para darlo (no más de 3) y en un plazo determinado (aprox 2 años). Me parece bien que exista un tope de tiempo, pero al menos dejen darlo todas las veces posibles en ese período.

    ResponderEliminar
  19. 1)estudiar una carrera es una vocacion no una cuestion de mercado
    2) los sueldos no son tan altos como en otros paises , el promedio de alguien que recien egresa de ingeniero debe rondar los 50 mil pesos y no los 150 mil como dicen
    3) si tenes un titulo de ingeniero te sirve irte del pais
    4) hay muchos licenciado en administracion que les duplican el sueldo (pobres ingenireros solo pasa aca)
    5) la fac ingenieria publica es una verdadera masacre , en un parcial de fisica 1 pierde el 95 % , eso no es problema del alumnado hay criterios muy fuertes de correccion que desalientan seguir

    ResponderEliminar
  20. Coincido con que los salarios de los ingenieros no son lo que dice el artículo. Un ingeniero con experiencia, mando medio (que es lo normal) gana siempre por debajo de los $50.000. Y si ese ingeniero es mujer, gana en el orden de un 20% menos que si fuera hombre. Sin contar con que a las mujeres les cuesta el doble que a un hombre crecer en la profesión de ingeniero. Sigue siendo una profesión muy sexista, aunque nadie lo diga. Soy mujer ingeniera, se nota? No me arrepiento de haber hecho esta carrera, pero a las chicas que quieran ser ingenieras es bueno ir avisándoles que van a tener que demostrar que son muy muy buenas para que las respeten igual que a un hombre.

    ResponderEliminar
  21. Jo, dime como hago para emplearme en uruguay siendo ingeniero de otro pais latinoamericano con estudios en europa, españa?

    ResponderEliminar
  22. Acá en Colombia está muy duro conseguir trabajo como ingeniero mecánico, yo me gradué hace dos años y nada que me sale, aquí todo es por palanca, es decir si uno no es amigo del gerente o del duro de la empresa a uno no le dan la oportunidad, si hay oportunidades en Uruguay me interesaría mucho, este es mi email, fabianchper@gmail.com. Gracias

    ResponderEliminar
  23. Con este artículo se está tratando de llamar a gente a que haga la carrera. Si es por tema solamente económico es mucho mejor ahorrarse tantos años de estudio y buscarse cualquier oficio de soldador o cañista montador que ganan mejor y no precisa una preparación.

    ResponderEliminar

Compartir

Últimos comentarios