3.8.12

Relato Oculto: las tres preguntas de Brecha

Relato Oculto, Víctor Hugo Morales, semanario BrechaBrecha publicó hoy una reseña de Relato Oculto. Las desmemorias de Víctor Hugo Morales. El semanario dedicó tres páginas de su edición al libro.
Como parte de esa cobertura, Brecha nos envió a Luciano Álvarez y a mí un cuestionario con tres preguntas. Estas son esas interrogantes y estas fueron nuestras respuestas:



1. ¿Cuáles dirían que son las razones de ser de este libro?
Este es un libro hecho en nombre y en defensa de la ética periodística, por amor al buen periodismo y para ayudar al verdadero conocimiento de la historia reciente.
De un tiempo a esta parte VHM se ha autoproclamado patrón de la ética periodística, modelo del buen periodismo y descarga sus iras contra todo aquel que opina o actúa del modo que “él” decide que no es correcto. En particular ha propuesto su desempeño en Uruguay durante la dictadura como medida del decoro periodístico.  En su libro autobiográfico Víctor Hugo por Víctor Hugo Morales, de 2009, se retrata a sí mismo como un periodista que clavaba aguijonazos, pocos pero memorables, contra el régimen, y que buscaba desafiar la censura imperante cada vez que podía.
Nosotros habíamos leído la primera autobiografía de VHM titulada El Intruso, de 1979  y en el caso de Luciano lo había vivido directamente ya que era periodista en radio Sarandí.  Los dos teníamos bien presente sus agradecimientos a la dictadura, las menciones elogiosas a sus personajes más altos, su festejo a la Junta Militar argentina durante la Copa del Mundo de 1978.
También recordábamos que cuando los dirigentes del fútbol habían respondido con una sanción comercial  a su ensañamiento con figuras del deporte que nada tenían que ver con el régimen, había sido la dictadura la que corrió en su auxilio. Más tarde vino su burda mentira convertida en sonsonete incansable diciendo que poco menos se había tenido que exiliar cuando la dictadura lo metió preso. En realidad fue preso por una de las tantas peleas a piñazos en las que se vio envuelto y se “exilió” en la Argentina de Jorge Rafael Videla, extraño exilio si los hubo.
Como periodistas que quieren a su profesión, sentimos que era necesario revisar y recordar todo lo que escribió Víctor Hugo Morales en aquellos años; todo en contradicción con la actual versión de su propia carrera. Por eso comenzamos a cotejar sus dichos de hoy con sus propios escritos y hechos de aquellos años. El resultado fue más impresionante de lo que pensábamos porque además  descubrimos otras relaciones con el régimen de las cuales no teníamos idea cuando comenzamos.

2. ¿Cómo evaluaron al momento de decidir su publicación la evidente incidencia que un libro de esta naturaleza tendría en el contexto polarizado del periodismo argentino tras la ley de medios, y la administración de los Kirchner en general?
El puntapié inicial de este libro fue la publicación del libro Víctor Hugo por Víctor Hugo Morales. Tras su lectura, uno de nosotros –Leonardo -- escribió el 13 de abril de 2010 un artículo en su blog titulado: “Víctor Hugo, la historia olvidada”.   Luego de publicar el artículo, el otro –Luciano-- propuso escribir juntos un libro sobre VHM. Somos amigos desde hace muchos años, nos conocemos bien, incluso hemos hecho trabajos juntos. Así nació este proyecto. En aquel momento, VHM era crítico al gobierno de los Kirchner: su historia argentina nada tuvo que ver con el proyecto. En el libro no hay ni siquiera una mención a las múltiples polémicas que VHM ha tenido y tiene hoy en el país vecino. El libro lo hubiéramos escrito de cualquier manera. Resulta que al tomarlo una editorial internacional surgió, un poco sorpresivamente, el interés en Buenos Aires, que aumentó cuando leyeron el borrador.

3. El libro supone la revisión de la conducta ética de un periodista en el contexto de la dictadura. ¿Sería para ustedes deseable que el libro inspirara más trabajos sobre esta misma conducta entre civiles, periodistas o no periodistas, durante la dictadura uruguaya?
Sí, sería muy deseable. Los abismos en los que cayó el Uruguay en los años de violencia política y dictadura militar no tienen como únicos protagonistas a  militares y tupamaros.  Hay otros actores que también tuvieron su cuota parte de responsabilidad. Los medios de comunicación fueron, sin duda, uno de ellos.
Por supuesto que hubo responsabilidades de distintas magnitudes. Pero exigir que solo “milicos y tupas” den cuenta de sus actos es una trampa muy cómoda para algunos.
En cuanto a la prensa, en este libro aparecen casos dignos de estudio: el escandalete fuera de toda proporción montado cuando a VHM se le prohibió relatar en el estadio, y las menciones realizadas entonces a la libertad de trabajo y de expresión, que aparecieron en algunos medios citados en el libro, hoy parecen chistes de humor negro. Pero fueron la triste realidad de aquel Uruguay.
En este sentido hay otro punto significativo, mientras VHM era protegido por el régimen hubo decenas de periodistas que día a día se las veían en figurillas para informar, para soplar un aliento de esperanza en la gente, mediante la lectura “entrelíneas”. Ninguno de ellos salió posteriormente a sacarse lustre contando cada “entrelínea” que fabricó, cada agravio que sufrió, cada plantón o aun la pérdida de su fuente de trabajo. En cambio VHM aprovecha todas las ambigüedades del lenguaje para fabricarse el héroe que estuvo lejos de ser. Nos pareció que esa desmesura debía de ser estudiada, aunque más no fuera como un homenaje a tantos y tantos que enfrentaron la dictadura y no fueron a pedir la escarapela, porque en última instancia sabían que habían cumplido con su deber.

La crítica que el periodista de Brecha Aníbal Corti escribió sobre Relato Oculto puede leerse aquí:
El libro puede encargarse por mail desde esta página.

14 comentarios:

  1. "...Resulta que al tomarlo una editorial internacional surgió, un poco sorpresivamente, el interés en Buenos Aires...", NO SEAS MALO!!!

    ResponderEliminar
  2. La idea la presentamos a Planeta Uruguay, a quien le interesó el proyecto. No hubo, hasta que leyeron el libro, la seguridad de que se iba a publicar en Argentina. Podía interesarles o podía no intersarles. El libro lo íbamos a publicar de cualquier manera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO SEAS MALO!!

      Eliminar
    2. la unica, gran diferencia, es que VHM tiene el respeto de los argentinos que luchamos contra la tirania mediatica del monopolio, vos...segui, no nos vas a cambiar la idea..

      Eliminar
    3. El respeto esos argentinos se lo tendrian que ganar denunciando la corrupcion de la familia presidencial y todos sus acolitos, desde Lazaro Baez a todos los Ministros, empezando por el alcahuete de la dictadura, ex Director de La Tarde, el diario que sacara la familia para defender al regimen de Videla. "Tirania mediatica" debe ser la excusa mas graciosa que pudo inventar el presidente que le dio todo lo que pudo hasta que algo lo hizo cambiar. Por que no luchan contra el monopolio de los abundantes medios que pagan Uds. mismos a traves de los impuestos, llamense Spolsky, 678, Carta Abierta, etc. Son tristes, como decia aquel viejo comico.

      Eliminar
  3. Los entretelones editoriales (me refiero a quién y cuándo se le ocurrió publicar el libro) me parecen absolutamente irrelevantes en relación al asunto central: el contenido del libro y la veracidad de lo que allí se dice. Incluso las intenciones de los autores me parecen, si no irrelevantes, secundarias. Cada vez que en el Río de la Plata alguien dice algo que a alguien no le gusta, se pasa rápidamente a la agresión, al juicio de intenciones, al "¿para quién trabajás?" y otras canallescas boludeces.

    ResponderEliminar
  4. Quedo demostrado quien es quien, aca hay un personaje nefasto como VHM, que ha acomodado el cuerpo como mejor le convenga y dos escritores que mas alla de "la etica periodistica" sabian que con este tema se ganaba $$$ y popularidad, algo que no esta mal ni mucho menos para los que viven de esto.
    Una idea, hagan otro de Tinelli y no los para nadie!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Jorge: tenés toda la razón. Me resulta increíble tener que estar dando estas "explicaciones" en lugar de hablar del contenido del libro. Pero, bueno, es lo que la gente y los periodistas te preguntan. Dice mucho de nuestro nivel del debate. Y de nuestro nivel humano también.

    ResponderEliminar
  6. El método Goebbels tiene más cultores de los que parece. Inventarse una vida y asumirla como real es una enfermedad de la personalidad largamente diagnosticada y tratada entre pacientes poco notorios. cuando en vez de vida uno inventa una biografía, se ve que es menos grave: aunque bastante más común. estoy podrido de escuchar de la heroica huelga del 27 de junio, de la maravillosa resistencia, de todo el bla bla bla; hasta del resultado del plebiscito del 80 estoy podrido, porque nadie dice que en esa instancia, casi uno de cada dos uruguayos votaron SI: sólo se cuenta el puñadito de más de los que votamos NO y se inventa un acto de heroísmo del pueblo oriental. Decir una mentira es malo, creérsela es peor, vivir en ella, debe ser un infierno.

    ResponderEliminar
  7. A propósito de lo que dice Eldo Lappe, creo que es necesario poner de relieve --porque importa más allá del caso de VHM-- que nadie debería reprocharle a VHM (ni a ningún otro) que no haya sido un héroe de la resistencia contra la dictadura. Las conductas heroicas siempre escasean y no son para el común de los mortales. Por miedo, o porque, como dice Eldo, no a todo el "gran pueblo uruguayo" le disgustaba el régimen militar como pretende la mitología patria, lo cierto es que muchos vivieron la vida que pudieron en aquellos años.

    Lo que se le puede reprochar a VHM a partir de estas revelaciones es 1) que ir a comer con (y elogiar a) militares en un cuartel del ejército en plena época represiva y cuando se torturaba salvajemente es ALGO MAS que la pasividad y la impotencia que mostró la mayoría frente a un régimen que parecía indestructible, y 2) que se haya inventado un pasado...

    ResponderEliminar
  8. En términos generales considero acertadas las expresiones de Jorge Barreiro. Durante la dictadura el país no se paralizó. Los habitantes siguieron trabajando en lo que querían o podían, sin que ello significara "colaboracionismo". No se dejó de amar,procrear,gozar,bailar,cantar. . . .aunque muchos padecieran cárcel,tortura o muerte.Nadie es culpable de vivir o sobrevivir en dictaduras.Sería muy interesante un libro que recogiera testimonios de quienes transcurrieron la dictadura desde el trabajo,el estudio o el ocio.

    ResponderEliminar
  9. Coincido con Eldo (Eldo, querido, Venancio está contigo)

    ResponderEliminar
  10. VHM a acomodado el cuerpo toda su vida, lo contaba el mismo desde su infancia y quienes conocen su vida "anterior" lo sabemos bien, asi como su peñarolismo.
    No logro entender del todo el interes periodistico de hacer un libro sobre las "acomodadas" de VHM, sus comidas de camaraderia en los cuarteles lo dejan en el limite del colaboracionismo, pero en ningun lado aparece que él haya colaborado con los militares. Esto sin duda esta ligado a la politica de sobrevivencia, que dado sus origenes se elaboro, y todas esas mentiras de su pasado, ese transvestismo de culto y apasionado por la opera, le da de comer y lo llevo adonde esta, no quisiera de ninguna manera ser él, pero es tambien victima de su pasado humilde, donde para sobrevivir habia que agarrar lo que hubiera, en sentido estricto, lo que hubiera. Colaborar colaboraron centenares de civiles y por ahi andaban los datos de los mas conspicuos colaboradores de los militares...libro no se hizo.!

    ResponderEliminar

Últimos comentarios

Páginas vistas

Etiquetas

accidentes de tránsito Alejandro Atchugarry Alimentación Álvaro Moré Amodio Pérez Ancap Argentina aviación Bolivia Brasil Carlos Koncke; Alejandro Vegh Villegas Carlos Liscano Cesáreo Berisso charrúas Che Guevara. Checoslovaquia Ciudad de la Costa Comunidad Jerusalén Creative Commons Crónicas de sangre sudor y lágrimas Crónicas y reportajes Cuba Cultura Daniel Vidart delincuencia Democracia Derechos humanos diarios dictadura dictadura. Doble discurso europeo Eduardo Galeano Eduardo Pérez Silveira. Libros educación empleados públicos Engler entrevistas Evo Morales Fernández Huidobro financiamiento de los partidos políticos Fútbol Gabriel Ohanian Gabriel Pereyra Gavazzo Gente que no sabe leer y tergiversa lo que uno escribe Grasas trans (transexuales) guaraníes Gustavo Zerbino Historia historia reciente Historias tupamaras Historias uruguayas. Hugo Batalla Intendencia de Canelones internet Israel Italia Jaime Roos Jorge Batlle Jorge Zabalza Jose Mujica Juan Salgado La República Leonardo Sbaraglia Liberaij Libros Libros. Liber Luis Almagro Luis Lacalle Maltrato animal Maracaná Marcelo Estefanell Medio ambiente Milicos y tupas MLN-T Montevideo Música Neber Araújo nombres raros Oscar Tabárez Palestina Paraguay Partido Colorado Partido Comunista Paz Peñarol periodismo periodismo cloacal Perú Plagios y otras situaciones dudosas Pluna Política uruguaya Pollo homosexualizante Primavera de Praga publicidad Raúl Sendic redes sociales Relato Oculto Renzo Pi Hugarte sabihondos Salud Sin comentarios sindicatos Sirios en Uruguay Sobre lo políticamente correcto Sonia Breccia Televisión terrorismo tortura trabajo Uruguay Venezuela Víctor Hugo Morales. Violencia doméstica Visto y/o oído zoológico

Atención

Los derechos de los textos
publicados en El Informante
pertenecen a Leonardo Haberkorn.
No se permite la reproducción
sin autorización del autor.