Nuevo

Nuevo

22.5.11

Milicos y tupas: opinan los lectores

Estos son algunos de los comentarios que quienes ya leyeron Milicos y tupas dejaron en mi Facebook. Los reproduzco con su autorización.



  • Carol Hugo Basterga 
    Tuve suerte!! Me lo regalaron para el día de la madre.Hoy, ya casi lo terminé.Apasionante, atrapante y en algunos tramos se me hizo un nudo en la garganta, por verificar una vez más cuánta mentira hubo y hay todavía en este país.Con testimonios como estos que colaboran notablemente con el esclarecimiento de los hechos todos tenemos una visión más aproximada a la verdad de la historia reciente.Cuánta sangre derramada sin sentido!! Para unos y otros y para todos nosostros "el fin NO justifica los medios".



  • Robert Orguet impresionante, no pude parar de leerlo. lo recomiendo atodos los que quieran una cara diferente de un mismo acontecimiento
    16 de mayo a las 6:34 ·  ·  1 persona



  • Domingo Mendívil Wilson La compré en América Latina (18 y Juan Paullier), para lo cual debí esperar a que la registraran, porque recién había llegado, ayer a las 14 horas. Me atrapó. Terminé de leerla en la madrugada de hoy. No cabe duda de que es algo diferente. Es la primera vez en que tupas, militares y otros actores hablan de los mismos hechos. Vale la pena.
    14 de mayo a las 20:56 ·  ·  1 persona



  • José Luis Bringa Es un buen trabajo de investigación, nos enteramos que había más pactos entre militares y tupamaros. La gran mayoría del país de rehen de éstos dos grupos.
    14 de mayo a las 10:08 ·  ·  1 persona



  • Celia Wohlwend Anoche apague la luz a las tres!!! Buenazo el libro, que bueno el interes de la gente en el tema, seguramente va a encontrar no solo una faceta diferente de la historia, asi haya tenido poca o mucha informacion, la haya vivido o no, tenga una posicion tomada o no, sino va a aterminar con un concepto diferente del HOmbre. Ademas me gustaria compartir que en mi expriencia en la venta de libros TUPAS Y MILICOS puede considerarse un fenòmeno, por la expectativa creada, la avidez de comprarlo ni bien salio la primera edicion, la ansiedad hasta que salio la segunda por parte de los que llegaron tarde y los comentarios que retornaron a nosotros y que vimos en este medio. Es un fenomeno como libro, como trabajo periodistico y como hecho polìtico. Y ademàs me gustò leerlo, y sentì un gran alivio. Gracias Leonardo!!!
    14 de mayo a las 9:13 ·  ·  2 personas



  • Ines Pradines Puig 
    Anoche termine el libro, me quedo una sensacion de que queria mas, no hubiera dormido con tal de seguir. Es sumamente esclarecedor,el asesinato de los 4 soldados con declraciones de testigos, ahuyenta la teoria de que fue un montaje. Me gusta porque se adentra en la sicologia de las dos partes, hay que leerlo claro sin preconceptos, pues sino volvemos a lo mismo. Es recomendable para todos , divulgarlocreo que es casi un deber...........eso si.......no lo presto jeje, es un libro de consulta. Me congratulo de tener en el pais un periodista y escritor de este porte.



  • Jorge Machado Obaldia 
    Ayer de noche, la compré el viernes, lo terminé.
    Felicitaciones.
    Es un libro atrapante, vibrante.
    Encierra una tragedia porque es trágico lo que le ha sucedido a este país.
    Como bien dicen dos de los entrevistados, si se peleó para esto hubiera sido mejor no hacerlo.
    Y, realmente, tengo la impresión de que todo ese dolor, toda esa sangre derramada, todos mis años de juventud vividos bajo una dictadura instaurada y todos los años que me quedan de vida en un país lleno de odio... no sirvió para nada.
    Hoy hay más gente en la calle, se han ido más jóvenes y seguirán haciéndolo, seguimos llenos de odio, arrastrándonos hacia el futuro en lugar de correr hacia él.
    A los que todavía tienen alguna duda sobre si comprarlo o no, les digo: no caminen, corran a una librería y, cuando lo terminen, díganles a los que tengan cerca que lo lean, que lo difundan.
    Ese es el único atisbo de esperanza que todavía tengo: que la gente SEPA.
    Un libro como este es, entonces, un instrumento para la esperanza.

    15 de mayo a las 15:32 ·  ·  7 personas


  • Anita La Pitimini está muy bueno, Leonardo, se termina tan rápido, queda el deseo de más...Felicitaciones, es ameno y didáctico, si cabe la expresión, me trajo muchísimos recuerdos.
    17 de mayo a las 21:27 ·  ·  2 personas




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Últimos comentarios

Páginas vistas

Etiquetas

accidentes de tránsito Alejandro Atchugarry Alimentación Álvaro Moré Amodio Pérez Argentina aviación Bolivia Brasil Carlos Koncke; Alejandro Vegh Villegas Carlos Liscano Cesáreo Berisso charrúas Che Guevara. Checoslovaquia Ciudad de la Costa Comunidad Jerusalén Creative Commons Crónicas de sangre sudor y lágrimas Crónicas y reportajes Cuba Cultura Daniel Vidart delincuencia Democracia Derechos humanos diarios dictadura dictadura. Doble discurso europeo Eduardo Galeano educación empleados públicos Engler entrevistas Evo Morales Fernández Huidobro financiamiento de los partidos políticos Fútbol Gabriel Ohanian Gabriel Pereyra Gavazzo Gente que no sabe leer y tergiversa lo que uno escribe Grasas trans (transexuales) guaraníes Gustavo Zerbino Historia historia reciente Historias tupamaras Historias uruguayas. Hugo Batalla Intendencia de Canelones internet Israel Italia Jaime Roos Jorge Batlle Jorge Zabalza Jose Mujica Juan Salgado La República Leonardo Sbaraglia Liberaij Libros Libros. Liber Luis Almagro Luis Lacalle Maltrato animal Maracaná Marcelo Estefanell Medio ambiente Milicos y tupas MLN-T Montevideo Música Neber Araújo nombres raros Palestina Paraguay Partido Colorado Partido Comunista Paz Peñarol periodismo periodismo cloacal Perú Plagios y otras situaciones dudosas Política uruguaya Pollo homosexualizante Primavera de Praga publicidad redes sociales Relato Oculto Renzo Pi Hugarte sabihondos Salud Sin comentarios sindicatos Sirios en Uruguay Sobre lo políticamente correcto Sonia Breccia Televisión terrorismo tortura trabajo Uruguay Venezuela Víctor Hugo Morales. Violencia doméstica Visto y/o oído zoológico

Atención

Los derechos de los textos
publicados en El Informante
pertenecen a Leonardo Haberkorn.
No se permite la reproducción
sin autorización del autor.