10.12.10

La diferencia entre Adeom y el Sunca

Durante años fui cronista sindical. Empecé en 1987 cuando trabajaba en el semanario Aquí, propiedad del Partido Demócrata Cristiano. Unas semanas antes, los sindicalistas del PDC se habían retirado del Congreso del PIT-CNT cuando los comunistas habían puesto en funcionamiento su clásica aplanadora. Por eso, como represalia, ningún dirigente comunista le hacía declaraciones a Aquí. Y, como ellos eran la inmensa mayoría en el PIT,  la cobertura gremial del semanario se había tornado una misión imposible.
La primera tarea que me encargó mi jefe fue lograr que los comunistas nos volvieran a hablar. Yo apenas empezaba en el periodismo y aquel encargo me pareció una quimera. Pero no estaba dispuesto a rendirme sin haberlo intentado antes.
Logré fijar una entrevista con Thelman Borges, poderoso dirigente textil comunista en aquel tiempo, integrante del Secretariado de la central obrera, luego devenido diputado y fallecido en 2009.
La sede del PIT-CNT estaba en aquellos tiempos en la Ciudad Vieja, en la esquina de Buenos Aires y Alzáibar, y Borges me citó en el bar de enfrente.
Cuando llegué, me estaba esperando. Junté coraje y le expliqué que era nuevo en el puesto y que lo único que quería era cubrir del modo más objetivo posible la realidad sindical, pero que eso era imposible si ningún dirigente comunista se dignaba a hablar conmigo.
Me escuchó en silencio y no dijo nada. Le volví a decir más o menos lo mismo con otras palabras. Borges se pidió un cognac. Cuando la bebida llegó a la mesa, levantó su copa y comenzó a jugar, moviendo el líquido hacia un lado y hacia otro. Sonreía. Yo aguardaba su veredicto con ansiedad. Por fin me dijo que estaba bien, que confiaría en mí y que el boicot al semanario Aquí podía darse por terminado.
A partir de ese día fui periodista sindical durante unos tres años. Y luego nuevamente entre 1992 y 1994, en el semanario Búsqueda.
Llegué a conocer bastante del tema. Estuve en casi todos los gremios (y en sus bares aledaños). Hice guardia en la puerta del Secretariado Ejecutivo demasiadas tardes. Concurrí a decenas o quizás cientos de asambleas: apasionadas, monótonas, tensas, históricas, tediosas, que terminaron a las risas y que finalizaron a los balazos. Trabé relación con dirigentes admirables por su honestidad, su sacrificio y su don de gente, y con otros más bien despreciables por su ambición, su mezquindad y doble discurso. Es falso que exista un único movimiento obrero. Hay muchos. Nunca me tragué la pastilla de que fuera lo mismo Adeom que el Sunca. No lo son.
No recuerdo si fue en 1992 o 93, pero me tocó cubrir una larga y muy tensa huelga en la construcción.
Por lo general, los obreros del Sunca van a la huelga cuando hay algo que lo amerita. Cuando paran, a diferencia de lo que ocurre con algunos sindicatos de empleados públicos, no cobran nada. Es decir: no pueden darse el lujo de parar por mera gimnasia gremial o por reclamos menores.
Cuando los obreros del Sunca detienen su trabajo el mayor perjuicio no recae sobre el ciudadano común sino sobre sus patrones, los empresarios de la construcción. Son pulseadas muy duras.
La enorme mayoría de los dirigentes del Sunca sabe que una huelga no es un chiste. Saben que no cobrarán los días parados. Saben que si el paro se prolonga demasiado tiempo, algunas de las empresas del sector, las más chicas, pueden cerrar y que, si eso ocurre, muchos obreros quedarán sin empleo. Saben que si piden más de lo que los empresarios pueden dar, muchos elegirán cerrar o dedicarse a otra cosa, y eso también podría dejar a muchos compañeros en la calle. Saber todo eso los obliga a defender los derechos de los trabajadores manteniendo siempre la noción de la responsabilidad social de su tarea. En el Sunca no se juega a la huelga.
No es lo mismo en Adeom o en otros sindicatos de empleados públicos. Para empezar: en muchos casos, no en todos, las horas paradas ni siquiera son descontadas. A veces se descuenta, a veces solo un porcentaje, a veces nada.
Pero hay otras diferencias. En la Intendencia de Montevideo o cualquier otra dependencia pública, si la huelga se prolonga mucho tiempo, no pasa nada. La Intendencia nunca va a cerrar, los municipales nunca van a quedarse sin empleo. El Banco República no va a cerrar por un paro. El Estado tampoco. A diferencia de los obreros de la construcción, los empleados públicos van a la huelga sin arriesgar su empleo inamovible.
Además, se puede pedir lo imposible, tirar de la piola con la máxima potencia, pedir cualquier cantidad, lo que sea, lo que venga, por delirante que sea.
Eso es posible porque en una huelga de empleados públicos, en la Intendencia, por ejemplo, si el sindicato pide más de lo que el patrón puede dar, la Intendencia de Montevideo no va a quebrar ni se retirará del mercado, ni bajará la cortina, ni el intendente venderá todo y se irá del país. No. Lo único que hará en ese caso el intendente de turno será subirle los impuestos a la gente para así poder pagar la cifra que los sindicalistas reclaman, sus celebradas “conquistas”.
Es por eso que el salario mínimo en la Intendencia de Montevideo, para ocho horas de trabajo en el puesto más bajo y menos calificado, para un peón cualquiera, con compensaciones incluidas, supera los 24.000 pesos, según datos oficiales. Es una cifra irreal para el mercado uruguayo, un salario que jamás ganará un peón de la construcción, una cantidad que se le “arrancó” al patrón político, porque al patrón político nunca le costó nada, simplemente le dijo que sí al sindicato y luego trasladó el costo de la “conquista” a los impuestos que paga la gente.
Siempre sentí un gran respeto y admiración por el Sunca, por los metalúrgicos, por tantos sindicatos desprotegidos de trabajadores privados. Lanzarse a la huelga en cualquiera de esos campos supone un acto de indudable coraje en el cual los obreros arriesgan todo en reclamo de lo que consideran justo.
Pero, ¿qué coraje supone ir a una huelga que no afecta al patrón, en la que no se arriesga prácticamente nada y en la que el costo siempre lo paga la gente?

Artículo de Leonardo Haberkorn
Prohibida su reproducción sin autorización del autor
el.informante.blog@gmail.com

10 comentarios:

  1. ¡Excelente artículo! Ayuda a matizar un asunto complejo. Es una problematica que se presta mucho para las generalizaciones.

    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué medida de lucha es un paro que no se descuenta!

    ResponderEliminar
  3. Tu artículo es ni más ni menos que la opinión subjetiva de cualquier ciudadano que solo está informado por la prensa. Incluso el lenguaje que utilizás, dista y mucho del de un periodista, sino que se acerca al comentario vulgar popular. Dada tu posición como profesional en el periodismo, debieras informar basado en la verdad y no en las meras generalidades que todos conocen y sobre las que todos tiran piedras. Hacer periodismo o plantear opiniones de ese modo es algo muy vulgar e irresponsable, más allá de la realidad que se esté viviendo hoy en día con el gremio de los municipales montevideanos. Es decir, hacés gala de un facilismo para ganar la opinión de la gente.
    Lo tuyo, también es deplorable.

    ResponderEliminar
  4. En la IMM, todos los paros se descuentan integramente a los funcionarios, como debe ser.

    ResponderEliminar
  5. No son buenas las comparaciones. La Intendencia de Montevideo paga excelentes salarios, ahora la Intendencia de Tacuarembó tiene funcionarios con 6 mil pesos mensuales en situación de pobreza y otros con 20,30,40 y hasta 100 mil pesos mensuales.Por otro lado la misma Intendencia que paga los salarios más bajos del país cobra contribuciones inmobiliarias altas y patentes, ya que estamos comparando un vehículo que paga 40 mil pesos en Tacuarembó paga 30 mil en Rivera y 20 mil en Colonia y Flores por eso circulan vehículos de valor empadronados en Colonia y Flores. Lo que genera el conflicto son las diferencias salariales que se dan en algunas Intendencias y que no respetan escalafón ni antiguedad. Esas diferencias se dan por el sistema de compensaciones que se maneja por política y no por méritos. Y además un funcionario con 25 años de trabajo y un promedio de 45 años de edad puede acceder al mercado laboral?

    ResponderEliminar
  6. Brillante punto de vista !!

    Por supuesto que puede ser opinable, pero el que lo haga debería de dar algún elemento sustentable.
    "El amigo anónimo" solo ataca al trabajo del periodista y su contenido pero nunca da a conocer su visión...

    ResponderEliminar
  7. Umberto: es una estrategia vieja y eficiente, desmerecer el trabajo del otro en lugar de aportar argumentos. A veces mucho más efectiva entre la gente que prefiere leer poquito y sobre todo llenarse de opiniones similares a las que trae incorporadas. Seguramente el anónimo que responde sea un político alcahuete del PIT-CNT (¿donde termina el movimiento sindical y empieza el movimiento político?) y le molesta la opinión del periodista porque abre una nueva óptica sobre la cuestión.

    ResponderEliminar
  8. hay una pequeña linea delgada entre informar y opinar, justamente es en donde el periodista debe moverse.En este caso sobra la experiencia del periodista en lo que refiere al "bicho sindical", indudablemente toco algun boton que el amigo anonimo sintió, pero, bué, con verdad no ofendo ni temo, o temo, amigo anonimo??.......

    ResponderEliminar
  9. Además de los conceptos que vierte el periodista, me gustaría hacer hincapié en el "como" se desarrollan muchas tareas en la IMM, donde reina la burocracia y todo tarda 10 veces mas que en una oficina privada... donde primero SIEMPRE está el funcionario, y luego el que va a hacer un trámite o lo que sea.. ese siempre puede esperar. Sin duda hay muchos funcionarios que tienen tareas duras como los recolectores o que cumplen tareas en determinados sectores de necrópolis... pero los que trabajan en el "santuario de ladrillo" de la Avda 18 de Julio y los CCZ no son precisamente un ejemplo de eficiencia y en muchos casos además tampoco de buenos modales, es otra de las "ventajas de la inamovilidad" Y no quiero que Anonimo se me ofenda... pero para muchos de esos, un salario de 5000 mensuales es un verdadero derrroche.

    saludos y excelente el blog

    ResponderEliminar
  10. Puedo dar una opinion acertada de lo que es trabajar en la IMM, mi hermana trabajo como pasante ahi y mi cuñado trabaja en la actualidad y lamentablemente por mas que denuncie las cosas que dice mi cuñado que pasan ahi adentro no se va a hacer nada.
    Me parece que los anonimos tendrian que ser sacados de la columna de opinion
    Muy bueno el Articulo

    ResponderEliminar

Últimos comentarios

Páginas vistas

Etiquetas

accidentes de tránsito Alejandro Atchugarry Alimentación Álvaro Moré Amodio Pérez Ancap Argentina aviación Bolivia Brasil Carlos Koncke; Alejandro Vegh Villegas Carlos Liscano Cesáreo Berisso charrúas Che Guevara. Checoslovaquia Ciudad de la Costa Comunidad Jerusalén Creative Commons Crónicas de sangre sudor y lágrimas Crónicas y reportajes Cuba Cultura Daniel Vidart delincuencia Democracia Derechos humanos diarios dictadura dictadura. Doble discurso europeo Eduardo Galeano Eduardo Pérez Silveira. Libros educación empleados públicos Engler entrevistas Evo Morales Fernández Huidobro financiamiento de los partidos políticos Fútbol Gabriel Ohanian Gabriel Pereyra Gavazzo Gente que no sabe leer y tergiversa lo que uno escribe Grasas trans (transexuales) guaraníes Gustavo Zerbino Historia historia reciente Historias tupamaras Historias uruguayas. Hugo Batalla Intendencia de Canelones internet Israel Italia Jaime Roos Jorge Batlle Jorge Zabalza Jose Mujica Juan Salgado La República Leonardo Sbaraglia Liberaij Libros Libros. Liber Luis Almagro Luis Lacalle Maltrato animal Maracaná Marcelo Estefanell Medio ambiente Milicos y tupas MLN-T Montevideo Música Neber Araújo nombres raros Oscar Tabárez Palestina Paraguay Partido Colorado Partido Comunista Paz Peñarol periodismo periodismo cloacal Perú Plagios y otras situaciones dudosas Pluna Política uruguaya Pollo homosexualizante Primavera de Praga publicidad Raúl Sendic redes sociales Relato Oculto Renzo Pi Hugarte sabihondos Salud Sin comentarios sindicatos Sirios en Uruguay Sobre lo políticamente correcto Sonia Breccia Televisión terrorismo tortura trabajo Uruguay Venezuela Víctor Hugo Morales. Violencia doméstica Visto y/o oído zoológico

Atención

Los derechos de los textos
publicados en El Informante
pertenecen a Leonardo Haberkorn.
No se permite la reproducción
sin autorización del autor.